Índice del artículo

Padre Santo, en el Nombre de Jesús, me doy cuenta de que, como creyente, mi cuerpo es el templo del Espíritu Santo. Mi reconocimiento de tu presencia diariamente hace que mi fe en ti sea efectiva. Creo que Tú, Padre celestial, me estás guiando a través del Espíritu Santo e iluminando mi mente.

Al rendirme al Espíritu Santo, creo que mis pasos están ordenados por Ti, SEÑOR. Me comprometo y confío totalmente en Tu guía, has que mis pensamientos sean agradables a Tu voluntad, para que mis planes se establezcan y tengan éxito. Confío en Ti, SEÑOR, con todo mi corazón.

Confieso que a medida que me vuelvo más consciente de Tu presencia, Soy consciente de que soy el templo de tu Espíritu Santo.

Ayúdame a cuidar mi cuerpo y mi mente para que tu Espíritu permanezca en mí, ayúdame a mejorar mis malos hábitos para que sea una realidad.

Querido Padre, te necesito. Tengo hambre y sed de una relación más cercana contigo. Admito que he tenido el control de mi vida. Como resultado, me he alejado de ti.

Gracias por perdonar mis pecados a través de la muerte de Cristo en la cruz. Ahora que confieso y me aparto de mis pecados, entrego el control de mi vida al Señor Jesús.

Te pido que me llenes del Espíritu Santo. Lo pido con la autoridad del nombre de Jesucristo.

Ahora te agradezco por llenarme con Tu Espíritu Santo y por tomar el control de mi vida. Amén".

Si Hiciste sinceramente esa oración, Por favor deja en los comentarios un poderoso amen, como muestra de tu nueva experiencia con el Espíritu Santo.

Clic en siguiente para ir a la segunda oración

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado