Índice del artículo


Durante años, los investigadores han descubierto la efectividad de un corazón agradecido en los ámbitos de la salud y el bienestar . Han descubierto que refuerza su sistema inmunológico, disminuye la presión arterial, lo hace sentir más optimista, disminuye la depresión , mejora su vida amorosa, elimina el stress y lo ayuda a enfrentar incluso las situaciones más difíciles de la vida.

Hace unos años, comencé un diario de gratitud. Era pequeño, cabía en mi bolsillo, y lo llevaba conmigo a todas partes. A lo largo del día, me tomaría unos segundos anotar las pequeñas cosas por las que estaba agradecido, con el objetivo de llegar a 1,000. Era una práctica tan simple, pero comenzó a tener un gran impacto en mi vida y en mi actitud.

Estas pequeñas notas se convirtieron en pequeñas oraciones a Dios a lo largo del día, cada una de las cuales expresó su agradecimiento por las muchas bendiciones. Algunos fueron significativos, pero algunos fueron tan pequeños como una sonrisa de un extraño o una mariposa aterrizando cerca. Todos me ayudaron a hacer una pausa y alabar a Dios.

Aquí está mi consejo para todos vosotros, Has este ejercicio todos los días durante las próximas semanas: solo trata de reducir la velocidad un poco. Durante el día Mantén tus ojos abiertos. Mira a tu alrededor, mira hacia arriba, mira a los ojos de la gente que pasa, mire la hierba que crece o las flores que florecen o las hojas de otoño que caen. Tómate un tiempo para notar y apreciar la belleza del mundo que lo rodea, y tómate unos minutos adicionales para escribirlo, puede ser en un block de notas o un papel, leelo cuando llegues a tu casa, Te sorprenderás de cómo la gratitud puede cambiar toda su perspectiva de la vida y le dará una razón suficiente para alabar al Creador.

No es fácil agradecer en cada circunstancia. Pero cuando elegimos agradecer a Dios en medio de la dificultad, cuando le agradecemos a Dios por cada cosa que nos ha dado, incluso cuando las cosas no son como esperamos, el enemigo pierde la batalla contra nosotros. Él se detiene en seco cuando venimos a Dios con un corazón agradecido. 

Clic en siguiente para ir a la primera oración