Índice del artículo


La paz siempre parece evadirnos, siempre fuera de nuestro alcance. Justo cuando el mundo parece calmarse, la guerra y la opresión aumentan en otras partes del mundo. Es un hecho triste de la realidad, que puede causar ansiedad a muchos de nosotros.

Sin embargo, nuestro Dios es un Dios de paz y desea grandemente que depositemos nuestras armas y nos esforcemos por reconciliarnos unos con otros. Puede que no parezca que esa es una posibilidad en nuestros días, pero cualquier cosa es posible con Dios.

 Clic en siguiente para ir a la primera oración

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado