Índice del artículo


 

Querido Dios, el mundo parece tan oscuro y premonitorio. ¿Dónde están los signos de esperanza? Las guerras, los desplazamientos, el hambre, la pobreza y las enfermedades continúan reclamando víctimas por millones en todo el mundo cada año.

Nuestros oídos no quieren escuchar sus historias y nuestros ojos no quieren ver su difícil situación porque el sufrimiento y la destrucción son muy masivos y crueles. En nuestros corazones y mentes hay un deseo de ayudar de alguna manera, pero la crisis parece tan abrumadora. Ayúdanos a seguir el camino de Jesús. 

Danos el coraje de estar dispuestos a caminar por el camino de la depresión y el dolor con las víctimas de la injusticia. Ayúdanos a buscar formas de encender velas de esperanza, por pequeñas que sean, a través de nuestras palabras, nuestros actos y nuestras oraciones, para alentar a nuestras hermanas y hermanos a aferrarse a la fe a pesar del dolor y el sufrimiento que enfrentan.

Ayuda a aquellos de nosotros que estamos entre los afortunados, que tenemos suficiente pan para comer, buena salud y que vivimos en relativa paz, a abrir nuestro corazón para aprender de nuestros hermanos que viven circunstancias difíciles. Oramos esto en el nombre de Jesús, quien sabe de qué se trata ser una luz en este mundo oscuro. Amén.

Clic en siguiente para ir a la segunda oración 

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado