Marcos 5:34 - “Tu fe te ha sanado. Ve en paz y sé curado ”

    Mateo 9:19-21  Y se levantó Jesús, y le siguió con sus discípulos. Y he aquí una mujer enferma de flujo de sangre desde      hacía doce años, se le acercó por detrás y tocó el borde de su manto;porque decía dentro de sí: Si tocare solamente su        manto, seré salva.



 

Dios sana. Dios cura cuerpos, mentes, corazones y vidas. Su sola presencia tiene inmensos poderes curativos. No puedes estar cerca de él sin experimentar algún grado de curación. ¿Entonces te estarás preguntando por qué no has recibido su curación? No lo has recibido porque no lo ha pedido con fe. 

El primer paso para recibir este tipo de curación es vivir cerca de Dios. Los beneficios de hacerlo son infinitos. A medida que creces más íntimamente con Dios, él te revela su voluntad más directamente.

Cuando sea el momento adecuado, Dios lo alienta a pedir esta sanación de quebrantamiento en usted o en otra persona. La curación puede ser instantánea o puede ser un proceso. Eso depende de Dios. Su parte es confiar plenamente en la voluntad de Dios y agradecerle, porque la restauración ha comenzado.

Marcos 5:34 - “Tu fe te ha sanado. Ve en paz y sé curado ”

 

¿Estás enfrentando una enfermedad y quieres clamar a Dios por sanidad pero no sabes qué orar? Si te sientes asustado, solo, inseguro del futuro, o no entiendes cómo funciona la curación, ¡ora estas palabras con fe hoy! 



OREMOS:

Dios, me conoces muy bien. Tú me creaste y sabes los pensamientos en mi corazón. Eres el Dios que sana, y tienes la última palabra sobre mi destino. Hoy vengo a ti como tu hijo, anhelando tu bendición y pedir tu sanidad divina. 

 

Hay tanto que no entiendo acerca de la vida. Pero sé que con un solo toque, una palabra, puedes hacerme sano. Por favor, perdóname mis pecados, límpiame de mi maldad y comienza a sanar desde adentro hacia afuera.

 

No siempre sé cuál es tu voluntad, Señor, especialmente en momentos como este, cuando busco desesperadamente tu presencia. Simplemente doy mi corazón ante ti para decirte el deseo de mi corazón: quiero pasar tantos años como pueda amandote aquí, amando a los demás y deseando ser más como tú. 

 

Si usas médicos para brindar curación, dales sabiduría para saber qué hacer. Independientemente de cómo lo logre. Creo absolutamente que tienes el poder de sanar. Lo demostraste en la tierra, y todavía sanas de maneras milagrosas hoy. 

 

Tienes mi corazón y mi vida en tus manos. Tu decides. Si puedo darte más gloria mediante la curación,  Pero si tu respuesta es no, o no ahora, sé que tu gracia es suficiente para mí. En definitiva, quiero que tu voluntad sea mi voluntad. Espero pasar una eternidad contigo. Pero Señor, si has planeado aún más para mí hacer aquí en esta tierra, no solo necesito y quiero tu sanación física, Señor, sino una profunda limpieza y fortalecimiento: una renovación sincera de todo Porque todo lo que soy es tuyo. 

 

 Gracias porque nunca pasarás por alto mi dolor y sufrimiento,

Recibo esta prueba para fortalecer mi fe y elijo honrarte y darte gloria. Y pido tu mano sanadora sobre mi cuerpo y mente y alma.
En el nombre de Jesús, Amén. 



Jesús, con solo un toque de tu mano Todopoderosa, sanaste a los enfermos y resucitaste a los muertos. Qué asombroso es su señorío sobre toda la tierra, qué poderoso es su amor redentor. Cuán grande fue tu sacrificio al ir ante nosotros y traer perdón y esperanza. Por tus llagas te pido curación. De pie dentro de su reinado y gobierno, pido restauración. Que la vida y el bienestar crezcan en plenitud hasta que se desborde.

vengo ante ti hoy en necesidad de tu mano sanadora. En ti todas las cosas son posibles. Mantén mi corazón dentro del tuyo y renueva mi mente, cuerpo y alma. Estoy perdido, pero vengo a ti con gracia.

Nos diste la vida, y también nos das el regalo de la alegría infinita. Dame la fuerza para avanzar en el camino que me has trazado.

Gracias por estar conmigo en todos los altibajos de mi vida y por las muchas bendiciones que me has dado por las cuales te alabo y te agradezco.

Conoces la enfermedad con la que he estado luchando durante mucho tiempo y que hay poco que pueda hacer la profesión médica, pero creo que estoy hecho de forma maravillosa y temerosa y que conoces cada parte de mi cuerpo. Sabes exactamente por qué he estado enfermo durante tanto tiempo. Vengo a ti ahora preguntando que trabajarías una completa recuperación en mi cuerpo, lo que sea que esté causando este problema persistente. Oro para que, en tu misericordia, me devuelvas la salud y la fuerza que necesito.



ORACIÓN DE SANACIÓN DIVINA

Querido Dios:

En este momento tranquilo, siento la energía curativa divina moviéndose por todo mi cuerpo y mente.
Tu energía, tu poder curativo fluye dentro de cada átomo, célula y órgano de la sien de mi cuerpo. No hay una condición más grande que tu poder para sanar, querido Dios, y no hay razón para dudar de que la curación está surgiendo en este momento.
Confío en ti, querido Dios. Me siento más fuerte y saludable y lleno de la paz de saber que la curación está teniendo lugar dentro de mí en este momento. La verdadera curación es mía a través de tu Espíritu.

Me entrego a ti, Dios, con total fe y total paz. Confío en ti, Dios, Descanso en una conciencia de ti, sabiendo que estoy siendo renovado, restaurado y revitalizado.

Oh Señor, solo tú sabes lo difícil que ha sido la vida para mí. Solo tú has visto cada momento de mi día y noche. Solo tú sientes mi dolor y entiendes mi incomodidad. Solo tú estás a mi lado a través de mi dolor y tristeza. Solo tú has estado en cada momento para consolarme. Oh Señor, atraviesa la soledad de mi sufrimiento. Has encontrado tristeza y has trazado un camino glorioso de esperanza, curación y la promesa del cielo en mi corazón.

 

Versículo de hoy:

Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.

Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.~ 

 Isaías 53: 4-5

 

    1. Tome hoy nuestro desafío de oración de 28 días

      Experimente una relación más cercana y eficaz con Dios por medio de las oraciones del Consejero Espiritual.

      Tome como guía cada consejo y cada oración aquí descrita, para hallar  el propósito que Dios tiene para su vida.

      Únase a los miles que ya han experimentado la diferencia!

      ***Toca la aquí para regresar a la página principal***

      No te pierdas el tema de mañana, de seguro será de gran bendición!

       

Compartir es bendecir
Pin It

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado