Juan 14 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Jesús, el camino al Padre

14  No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí.

En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros.

Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino.

Le dijo Tomás: Señor, no sabemos a dónde vas; ¿cómo, pues, podemos saber el camino?

Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.



Tu eres el Camino

 
Tu eres el camino, pero
¿en que rostro desconocido reconocerte
en la curva de la carretera?
Tu eres la verdad, pero
¿con cual de nuestras palabras ambiguas y vacias
señalarte?
Tu eres vida, pero
¿de que muerte debemos renacer para tomarla
de un solo trago?
Tu eres el camino, arrástranos en el mismo lugar.
Tu eres la verdad, y  nos devoramos en nuestras ortodoxias.
Tu eres la vida, y dejamos abortar nuestras esperanzas.
Tu eres el camino, toma nuestra mano antes que se cierre.
Tu eres la verdad, háblanos para que un poco de silencio
habite en nosotros.
Tu eres la vida, reanimo nuestro corazón endurecido Señor!
Nosotros bendecimos tu nombre y confesamos nuestra
fragilidad.
Que tu espíritu permanezca en nosotros y tu amor en
nuestros actos.
Para expresar la manifestación de tu hijo, que no cesa nunca de llegar.



Cuando Jesús se refiere a sí mismo como el camino, la verdad y la vida, nos está dando una mejor manera de vivir nuestras vidas a través de él. Nos está demostrando que al seguirlo diariamente en la fe, nos llevará a una vida mejor, más rica y más significativa de lo que jamás podríamos encontrar por nuestra cuenta.



Maravilloso y eterno Dios un día acaba de comenzar y mi corazón rebosa en alegría por que estas a mi lado, me cuidaste durante la noche y me diste un grato descanso, ahora frente a mi se encuentra una nueva semana, llena de retos y triunfos, metas por cumplir y sueños por realizar.

Me encomiendo en tus divinas y poderosas manos, mi vida y la de mis seres queridos, que triunfe el amor, la paz y la esperanza en nuestros corazones y que Tu eches fuera todo lo negativo, todo lo malo, todo lo que no te glorifica.

Dame la certeza de tu compañía en cada paso que de, y si en algún momento dudo, recuerdame las bendiciones del pasado para seguir avanzando.

Quiero revisar mi vida, descubrir en qué tengo que cambiar, afianzar lo que anda bien, sorprenderme con lo nuevo que me pides. Ayúdame a dejar a un lado las prisas, las preocupaciones que llenan mi cabeza, barre mis dudas e inseguridades.

Padre, te doy gracias por la alegría de existir. Te doy gracias  por el amor que me das cada día. Te doy gracias por la amistad que me haces encontrar. Eres todo lo que amo, todo lo que creo, todo lo que espero, todo lo que no tengo todavía, todo lo que todavía no soy; siempre te necesito. Estás en todo lo que vive, en todo lo que nace, en todo lo que crece. Tú eres el futuro de todas las cosas. Te doy gracias porque estás, aunque yo no te vea. ERES EL AMOR, EL CAMINO Y LA VERDAD Y LA VIDA, Me amas y me buscas, aunque yo muchas veces no te tenga presente. Te doy gracias por tu fidelidad y tu eterna misericordia.

En el nombre de Jesús,

Amén.



Con aprecio en Cristo,

Consejero Espiritual

 

Sígueme en mis redes sociales:

Consejero en Youtube

Consejero en Facebook

Consejero en Instagram

Consejero en Google + 

Consejero en Twitter

Pedidos de oración

Donaciones



 

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado