No todas las noches podemos dormir de inmediato. Algunos pasamos minutos (o a veces horas), tratando de conciliar el sueño, pero en ocasiones parece como si éste escapara de nosotros. Es en esos momentos donde debemos dejar nuestros problemas a Dios y pedirle que nos dé la paz necesaria. En la Biblia hay diferentes versículos que nos animan a descansar confiando en Dios y en sus promesas. Éstos son algunos de ellos:

Salmos 4:8 (TLA) Cuando me acuesto, me duermo enseguida, porque sólo tú, mi Dios, me das tranquilidad.

Salmo 3:5  (RV1960) Yo me acosté y dormí;y desperté, porque Jehová me sustentaba.


Al reunirnos al Señor al final del día, damos gracias y pedimos tu amoroso cuidado. Gracias por las sonrisas que compartimos y por las cosas que hicimos, Tenemos la bendición de que nos proporciones comida y un trcho donde refugiarnos. Gracias por nuestra familia. Ayúdanos a ser como tú. Esta noche te pedimos que nos ayudes a descansar, envíanos sueños de paz. Haz felices y tranquilos nuestros corazones. Danos oídos atentos para escuchar tu voluntad y honrar a nuestra familia que nos rodea.


Querido Jesús, gracias por el hoy. Podemos ver a nuestro alrededor que te preocupas por nosotros. Te alabamos por tu trabajo en nuestra familia, Ayúdanos a obedecerte y honrarte. Por favor, cuide a aquellos que están enfermos, solos o que sufren. Úsalos para ayudar a acabar con el sufrimiento en nuestro mundo. Gracias por bendecirnos con familia, mascotas y un mundo hermoso que has creado. En el nombre de Jesús, Amén.



Sígueme en mis redes sociales: 
               

¿Te encanta este devocional?
Por favor Has Clic aquí y vota: 

- Si Dios te ha favorecido con mi labor y ha puesto en tu corazón apoyar este ministerio: Clic para Donar

Licencia de Creative Commons
*Todos los derechos reservados. "Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales".

 

 
Compartir es bendecir
Pin It

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado