Filipenses 4:10

En gran manera me regocijé en el Señor porque al fin se ha renovado la preocupación de ustedes para conmigo. Siempre pensaban en mí, pero les faltaba la oportunidad. 11 No lo digo porque tenga escasez pues he aprendido a contentarme con lo que tengo. 12 Sé vivir en la pobreza, y sé vivir en la abundancia. En todo lugar y en todas las circunstancias he aprendido el secreto de hacer frente tanto a la hartura como al hambre, tanto a la abundancia como a la necesidad. 13 ¡Todo lo puedo en Cristo[b] que me fortalece!. 




Este pasaje se ha convertido en el grito de batalla del creyente, Clamar todo lo puedo, indica la mas poderosa declaración de fe que se halla pronunciado jamás, cuando manifiestas: todo lo puedo, estas asegurando una inmensa declaración de fe y sellas esta frase con el nombre que es sobre todo nombre, Cristo que te fortalece, Te vigoriza, te robustecer, te refuerza, te fortifica, te consolida, te conforta, te anima, te reconforta.




Buenos días Padre celestial, aquí estoy delante de Ti, como cada mañana dispuesto a ponerme en tus manos; Dispuesto a separar las primeras horas de este día para glorificar tu Nombre, Dispuesto a enfrentarme a la vida y enfrentar mis miedos

Te agradezco por este nuevo día, de manera especial te doy gracias Señor por darme la oportunidad de conocerte, de conocer esta maravillosa verdad del evangelio, por ofrecerme la salvación y vida eterna a través de Jesús.

Te pido perdón por todas mis fallas, por aquello con lo cual te he ofendido.

En este día te alabare porque grandes y maravillosas son tus obras. Por que me diste las herramientas para vencer, me diste a tu hijo para sellar tu pacto de amor, ahora lo recibo en mi corazón con toda disposición y alegría.

Señor, al leer tu palabra puedo admirar la vida del Apostol Pablo, un hombre que vivió en carne propia el sufrimiento humano, un hombre que padeció pero en medio de su dolor, se alegró, por que su héroe era nada menos que Jesucristo. 

Señor, en mi vida y en mis seres queridos pueden haber males causados por la enfermedad, te imploro toques nuestras vidas y  nos des la sanación, fortaleza y la salud necesaria para poder vivir.

Provee esperanza para no llenarme de temor en los momentos difíciles, dame la fe necesaria para creer en ti, y en tus promesas
Contigo mi carga se hace más liviana.

En tus manos me encomiendo. Dispuesto/a a hacer tu voluntad, En tus manos pongo también las labores del día de hoy, a mis  familiares y amigos, líbranos del mal y ayúdanos siempre.

En el nombre que es sobre todo nombre Cristo Jesús, Amen.!

 

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado