Lamentaciones 3:23

Por la bondad del SEÑOR
es que no somos consumidos, porque nunca decaen sus misericordias.
23 Nuevas son cada mañana;
grande es tu fidelidad.
24 “El SEÑOR es mi porción”, ha dicho
mi alma; “por eso, en él esperaré”.



 

Hermoso es este pasaje. Porque con el sólo hecho de abrir nuestros ojos cada mañana, vemos la fidelidad de Dios obrando en nuestras vidas, demostrándonos que su misericordia es grande, y que él cumple las promesas que están en su palabra y en nuestras vidas si hacemos su voluntad.

Imagina si no pudieras despertar mas...que tu noche se prolongara mas de lo normal, que tu sueño no se desvaneciera, que no hubiera un nuevo comenzar, demos gracias  Dios que tenemos la oportunidad de disfrutar de un nuevo día.  Cada día hay que enfrentar lo nuevo -que viene- con diligencia y buena disposición. Con cada amanecer hay una nueva oportunidad, una nueva esperanza, reconciliemonos con Dios cada mañana y hagamos de cada amanecer el punto de equilibrio entre el amor, la bondad y el perdón de Dios.

No es de extrañar que la descripción de Lamentaciones de la aflicción de Israel sea tan apasionada y abierta. El pueblo de Israel había abandonado a su Dios, y toda la fuerza de sus consecuencias los devoró casi hasta la extinción. Sin embargo, incluso en medio de la agitación y la angustia, el escritor de Lamentaciones Declara que las misericordias de Dios son nuevas cada mañana. 

No importa las circunstancias en que nos encontremos, Dios derramará su misericordia y compasión sobre nosotros cuando nos volvemos a él. Nuestra situación puede no cambiar de inmediato, pero podemos tener el mejor regalo de todos: la reconciliación con Dios nuestro Padre a través de Su gracia. Y cuando nos mantengamos obedientes al Espíritu Santo, Dios transformará nuestras vidas, cambiando nuestras cenizas en algo hermoso para Su gloria (Isaías 61.3).



Padre celestial, Vengo delante de ti Señor. 
Dandote gracias por un nuevo y hermoso día.

que me permites vivir bajo tu gracia,
Señor, gracias por esos primeros rayos de luz

al salir el sol, has que mi esperanza crezca en ti hoy,
Te bendigo y alabo por tu grandeza, al poder respirar,

al poder ver, al poder desplazarme a mi lugar de trabajo
Bendice oh Dios mi trabajo, en este día quiero dar

lo mejor de mi para dar testimonio de tu gran amor
y tomo este momento de paz, para pedirte que por favor

me acompañes todo el día, que pueda llevar esperanza,

amor y alegría, hoy en mi corazón.

Gracias por tu fidelidad, gracia y amor...

en el nombre de Jesús, Amén.

 

Has clic aquí para regresar a la página principal



"La mañana es el mejor momento para tener un encuentro con Dios. Cuando te despiertas con Dios, su presencia va contigo donde quiera que vayas".
¡Que seas bendecido en tu día!

Sígueme en mis redes sociales: 
               

¿Te encanta este devocional?
Por favor Has Clic aquí y vota: 

- Si Dios te ha favorecido con mi labor y ha puesto en tu corazón apoyar este ministerio: Clic para Donar

Licencia de Creative Commons
*Todos los derechos reservados. "Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales".

 
Compartir es bendecir
Pin It

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado