Apocalipsis 3:20

He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.

Este es un hermoso cuadro del Señor Jesucristo, esperando, golpeando suavemente a la puerta de nuestro corazón. Es una ilustración preciosa de la amorosa y tierna paciencia del Señor Jesucristo.

Jesucristo está a la puerta y llama. Él no derriba ninguna puerta. Él no impone Su presencia, ni obliga a nadie "alojarlo" en su vida íntima, en tu corazón. El Señor Jesucristo moverá el cielo y la tierra para llegar a la puerta de tu corazón, estimado lector, y cuando Él se encuentra cerca de usted, Él se detiene y llama suavemente, pero con paciencia. 

Eres tu quien tiene que decidir si abrirás tu corazón, tu vida, o si por el contrario, te niegas a escuchar esa voz para que Él se marche, que te deje en paz, que no le necesitas, que te encuentras bien, y que no tienes ninguna necesidad de Su compañía. Pero, aunque le hayamos rechazado una y otra vez, Jesucristo siempre continuará esperando. Su más ferviente deseo es transformarnos en verdaderos hijos de Dios, perdonándonos, y amándonos.

Como creyentes, necesitamos pedirle al Señor Jesús que entre en nuestros corazones, en nuestro hogar y en nuestras vidas. No es que él no esté allí, es solo que espera nuestra invitación: no irrumpirá. ¡Solo habita los corazones en los que ha sido invitado!




Oremos...

Santo Señor y Salvador, sé que anhelas compartir tu presencia y compañerismo conmigo. Sé que estás cerca, en cada respiración, en cada parpadeo, en cada suspiro, Pero confieso que a menudo te olvido, e incluso a veces no soy consiente de tu presencia. Te pido este día que entres en mi corazón y llenes mi vida con tu amor, tu autoridad y tu poder. Quiero vivir para ti . Dios Santo y Todopoderoso, gracias por proveer a Jesús como mi Señor y Salvador. En su nombre ofrezco mi agradecimiento y alabanza.




Jesús, tantas veces me aleje, construí un muro de objeciones alejándome de la posibilidad de amar.

Estaba perdido/a en un laberinto de excusas que me alejaban de la posibilidad de responderte sí.

Y así dejaba pasar la oportunidad de amar con "peros" que sembraban dudas, y las dudas traían consigo temores por lo que podría o no ser.

Replegaba mis pasos convenciéndome en que alguien ya pasaría y daría aquella respuesta; me desligaba de Tu invitación de seguirte.

Señor, quiero arriesgarme, por que en verdad prefiero sufrir a tu lado, que lejos de ti.

Señor ante Ti hoy te vengo a dejar mi vida. Señor deseo ser feliz amandote, buscando hacer tu voluntad. Recibe Señor en tus manos la ofrenda que hoy vengo a traer ante Ti:

Un corazón roto, herido y maltratado, un corazón destrozado por personas en quien confíe, pero hoy me han fallado, no puedo hacer mas que depositar mis ultimas partes rotas de mi corazón, para que lo sanes y lo renueves. Con tu gracia transforma mi alma, limpia mi corazón.

Tengo una mente saturada de pensamientos de duda y preocupación, unas manos adoloridas resultado de mis luchas y trabajos , unos pies cansados de andar por caminos de injusticia...

Reviste con tu fortaleza mi débil ser, nunca permitas que crea que serte fiel sólo depende de mi, pues llevo en vasijas de barro el tesoro que sin merecer recibí.

Señor, haz que en mí siempre crezca esta sed de querer que de tus aguas pueda yo beber, que Tú seas en mí la sustancia y la forma que amolda mi corazón. Consuelame Señor, cuando venga el dolor. Que no me olvide, que clavado a un madero fuiste inmolado por Amor. Y cuando en mi obrar sólo busque brillar, que tu Cruz me haga ver hasta donde yo debo llegar.

Hoy me abandono en Ti.

En tu precioso nombre oro, amen.

Independientemente de lo que otros digan de ti, Jesús te ama profundamente.

Tu vida puede ser más difícil de lo que pensabas y más solitaria de lo que debería ser, pero no estás solo.

Tu pasado no tiene que definir tu futuro ... Dios da segundas oportunidades.

Incluso cuando las personas te den la espalda, Dios nunca te abandonará.

Tu vida tiene un propósito y eres importante.




 

"La mañana es el mejor momento para tener un encuentro con Dios. Cuando te despiertas con Dios, su presencia va contigo donde quiera que vayas".
¡Que seas bendecido en tu día!

Sígueme en mis redes sociales: 
               

¿Te encanta este devocional?
Por favor Has Clic aquí y vota: 

- Si Dios te ha favorecido con mi labor y ha puesto en tu corazón apoyar este ministerio: Clic para Donar

Licencia de Creative Commons
*Todos los derechos reservados. "Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales".

 
Compartir es bendecir
Pin It

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado