El perdón es la pieza central de la fe cristiana y, en la práctica, tiene el poder de liberarnos de las garras del dolor que a menudo se arraigan cuando los demás nos hacen daño. Quizás estés buscando inspiración y orientación sobre cómo perdonarte a tí mismo, o tal vez necesites ayuda para llegar a un lugar de perdón hacia los demás. 

De cualquier manera, Ya sea que busquemos el perdón de nuestros propios pecados o le pidamos a Dios que nos ayude a perdonar a los demás, ser perdonado/a debe ser  lo primero cuando se busca la restauración y la curación. 



“Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo, y nos perdonará nuestros pecados y nos purificará de toda maldad”. —1 Juan 1: 9 (NVI)

A veces en la vida, se cometen errores que nos dejan tristes, frustrados y avergonzados. Nuestras propias acciones tienen ese infortunado poder, pero la redención es la pieza central de la Biblia. El Nuevo Testamento deja claro que el perdón de Jesús está disponible para cualquiera que lo busque.

Entonces, cuando la vida se complica y se cometen errores, podemos recurrir a Dios y asi encontrar el poder y la guía para levantarnos y seguir adelante. 

Pero que pasa cuando no somos nosotros? a veces son los demás quienes nos lastiman. Teniendo en cuenta la naturaleza de las relaciones, algunos incidentes pueden dejar una herida profunda, amenazando con terminar las amistades y dañando la atmosfera familiar.

Cuando esto sucede, lo mejor es acudir a Dios. Después vendrá el dialogo ya cuando nuestro ego se halla aplacado y nuestros corazones se hallan apaciguado, de todo, las relaciones son importantes. La siguiente oración te ayudará a confiar en Dios para descubrir la curación y el perdón que realmente necesitas.

Querido Señor, por favor, perdóname [considera insertar detalles en una situación específica]. Reconozco que cometí un error. Sé que me perdonas, pero también te pido que me ayudes a lidiar con las emociones que estoy experimentando como resultado de mi error. Guíame, sostenme y ayúdame a curarme del dolor y la vergüenza que estoy experimentando. Ayúdame a recordar que soy un hijo de Dios y dame el poder para superar esta situación. En nombre de tu hijo Jesús, te lo ruego, amén.

Señor, por favor ayúdame a experimentar el poder del perdón, y por favor ayúdame a extender esto a [recordar nombres]. Sé lo que significa perdonar, y sé de todas las cosas por las que me has perdonado, pero el dolor a veces hace que sea difícil de olvidar y, en ocasiones, perdonar sea  especialmente difícil. Ayúdeme a enfocarme en la importancia de amar a los demás y cumplir así con tu mandato divino: amaos unos a otros. En nombre de tu hijo Jesús, te lo ruego, amén.


 



 

La siguiente oración tiene el poder de restaurar, (ten la seguridad de eso).

 

 

Oremos:

 

Señor Jesús, durante algún tiempo te he mantenido fuera de mi vida. Sé que soy un/a pecador/a y sé que no puedo salvarme a mí mismo/a. 

 

Ya no cerraré m Estoy listo/a para confiar en ti como mi Señor y Salvador. 

 

Entiendo que aunque me siento marcado/a, mis emociones no tienen que controlar mis acciones. Jesús, que tus dulces palabras saturen mi mente y dirijan mis pensamientos. Ayúdame a liberar el dolor de mi cuerpo y de mi alma

 

Gracias, Señor Jesús, por venir a la tierra, por demostrarme que solo a través de ti puedo ir al Padre y darme ese regalo de la salvación por medio de tu muerte en la cruz.

 

Creo que eres el Hijo de Dios que murió en la cruz por mis pecados y resucitó de entre los muertos en el tercer día. Gracias por llevar mis pecados y darme el regalo de la vida eterna. 

 

Creo que tus palabras son fieles y verdaderas, ven a mi corazón, Señor Jesús, y sé mi Rey Salvador. En tu precioso Nombre oro, Amén.

 

 ¡Felicitaciones!...

 

“es un gran paso buscar el perdón y hoy has dado un paso valiente en la fe”.

 

Si has hecho esta oración con sincera fe, puedes poner un amen abajo en los comentarios, como un recordatorio de que has venido a Cristo, confiando en él como tu Señor y Salvador.

 

Versículo del día:

1 Juan 1:9 

Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.



  

  1. Tome hoy nuestro desafío de oración de 28 días

    Experimente una relación más cercana y eficaz con Dios por medio de las oraciones del Consejero Espiritual.

    Tome como guía cada consejo y cada oración aquí descrita, para hallar  el propósito que Dios tiene para su vida.

    Únase a los miles que ya han experimentado la diferencia!

    ***Toca la aquí para regresar a la página principal***

    No te pierdas el tema de mañana, de seguro será de gran bendición!




    "La mañana es el mejor momento para tener un encuentro con Dios. Cuando te despiertas con Dios, su presencia va contigo donde quiera que vayas".
    ¡Que seas bendecido en tu día!

    Sígueme en mis redes sociales: 
                   

    ¿Te encanta este devocional?
    Por favor Has Clic aquí y vota: 

    - Si Dios te ha favorecido con mi labor y ha puesto en tu corazón apoyar este ministerio: Clic para Donar

    Licencia de Creative Commons
    *Todos los derechos reservados. "Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales".

     
Compartir es bendecir
Pin It

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado