Versículo de hoy:

—Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.

Hechos 16:31

“Les ruego, hermanos y hermanas, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que todos estén de acuerdo unos con otros en lo que dicen y que no haya divisiones entre ustedes, sino que estén perfectamente unidos en mente y pensamiento. . " 1 Corintios 1:10

"¡Qué bueno y agradable es cuando el pueblo de Dios vive unido en unidad!" Salmo 133: 1

Dirija a sus hijos por el camino correcto, y aun cuando fuere viejo no se apartara de el 22: 6).



Orar es una de las cosas más importantes que podemos hacer por nuestra familia.

Seamos realistas. 

Ninguna familia es perfecta.

Pero, ¿sabes algo? La oración te ayudará.

Te lo puedo garantizar al 100%.

 

¿Significa eso que su situación se arreglará mágicamente? 

No. 

Lo que significa es que en el proceso de oración, aumentas tu fe y le rindes la lucha a Jesús. Independientemente de tu situación familiar actual, al orar por los más cercanos a nosotros, vemos el poder de Dios actuar no solo en ellos sino también en nuestras vidas.

Recuerda que las relaciones familiares durarán más allá de esta vida, no simplemente "hasta que la muerte los separe". 

Dios piensa que las familias eternas son tan importantes que proporcionó una manera de asegurarse de que todos puedan estar unidos con sus seres queridos para siempre.

La Biblia está llena de grandes promesas para los creyentes, pero entre todas esas promesas desde mi punto de vista la mayor que se nos ofrece es la promesa de vida eterna.  Esta promesa es para ti. Dios ofrece vida eterna para aquellos que se deciden seguirle ofreciendole una vida nueva, llena de gozo, vigor y juventud. Por supuesto al lado de nuestros seres queridos.

Sin embargo El enemigo está tratando de destruir la unidad familiar, y fácilmente podemos perder de vista cómo Dios quiere que sean nuestras familias.

Dios creó a las familias para que fueran una unidad santa, una en la que Él es la prioridad, una en la que viven con amor los roles que Dios les ha dado en el matrimonio y los hijos son obedientes a sus padres. Una vez que alineemos nuestras familias a la voluntad de Dios, veremos a Dios hacer cosas grandes en nosotros. Pero comienza con nosotros.

Cuando tienes una familia o incluso si no la tienes lo mejor que puedes hacer por ellos es orar: Ore por esa vida abundante del reino de Dios en la vida de sus seres queridos. La oración es la mejor manera de prepararse para los momentos difíciles. Cuando surgen las dificultades, no tenemos que depender de las circunstancias que nos rodean, sino de Dios mismo.

Asegúrate de decir los nombres de cualquier miembro de la familia que quieras incluir en la oración. Su esposo (o esposa), hijos, hijas, padre o madre, etc.

 



Oremos:

Señor, haz brillar tu luz sobre mi familia. Danos fuerza para superar todas las dificultades con las que nos enfrentamos actualmente y protégenos de todos los problemas que podamos encontrar en el futuro. Señor, por favor haznos como se supone que debemos ser. Que el amor que nos une solo se fortalezca a medida que cumplimos el camino y los deseos que has trazado ante cada uno de nosotros. Concede a mi familia el perdón por cualquier error que hayamos cometido unos contra otros. 

  • Hoy, Señor, te doy gracias por mi familia. Gracias, Señor, por mis padres.

    Gracias, Señor, por los padres de mis padres, mis abuelos. Sus vidas y testimonios son la mejor reserva de paciencia, sabiduría y amor.

    Gracias por todos los integrantes de mi amada familia.

  • Aliviana cualquier conflicto que pueda estar afectando la atmosfera familiar.

     

    Padre, Gracias por las risas, el aprendizaje, las lágrimas y los triunfos que llenan esta casa. Es mi deseo que mi familia te busque, Señor. Jesús, te invito a esta casa. Te pertenecemos, Dios. Que podamos honrarte con nuestras acciones y nuestras palabras. Que podamos edificarnos unos a otros de acuerdo con tus principios. Que podamos extender el perdón cuando hay dolor. ¡Que podamos glorificarte en nuestras victorias! y tambien en nuestras derrotas.

     

    Señor, te agradezco por la autoridad que me ha sido dada en el nombre de Jesús, y con esta autoridad ordeno al enemigo que huya de mi familia. Mis hijos y nietos  ya no serán esclavos del pecado. el enemigo no tiene mas poder sobre mi. No tiene poder sobre mi madre. No tiene poder sobre mi padre. Donde alguna vez hubieron diferencias, habrá paz. Donde antes hubo resentimiento, habrá perdón. Donde una vez hubo violencia y corrupción, habrá honestidad y rectitud. Estoy con mi familia y por mi familia. Hecho esta, el enemigo no tiene mas poder sobre nosotros. En el poderoso nombre de Jesús.

     

Señor, quiero agradecerte por esta familia que me concediste. Por favor, mantennos unidos, y nuestro vínculo fuerte a medida que pasan los días. Guíanos, protégenos y equípanos para hacer tu voluntad todos los días. 

Señor, pido protección y seguridad sobre mi cónyuge, mis hijos, mis padres, todos los miembros de mi familia. Por favor, guíanos con Tus poderosas manos hoy y siempre. Líbranos de cualquier enemigo y mal que trate de obstaculizar nuestro camino, sana a los enfermos de mi familia, Señor! Haz que crezcan en la Fe, en la Esperanza y que reciban la Salud para Gloria de tu Nombre.

Iluminanos. Danos fuerza para superar todas las dificultades con las que nos enfrentamos en la actualidad, y protégenos contra todos y cada uno de los problemas que podamos enfrentar en el futuro. 

Señor, por favor, que el amor que nos une solo se haga más fuerte a medida que recorremos el camino que tú has trazado. Otorga perdón a mi familia por cualquier pecado que hayamos cometido el uno contra el otro. 

No dejes que los caminos del enemigo cieguen nuestros ojos. Por favor vela por nosotros y guíenos a todos de manera segura a lo largo del día en cada una de nuestras actividades, y que lleguemos sanos y salvos a casa. 

Tú que has sostenido innumerables generaciones; con la firmeza de Tu amor, con la fuerza de Tu sabiduría. Tú eres la sangre que nos une. Tú eres el pulso que nos revive. Estás donde comenzamos, donde terminamos, donde estamos ahora. Te miramos con una gratitud desbordante por la bendición de la familia. Gracias por el regalo de tu presencia dentro y alrededor de nosotros.

Ayúdanos a ser hijos valientes y decididos, para salir victoriosos siempre, para recibir la corona de vida, cuánta necesidad tenemos de ser inundados del amor divino, para dejar atrás errores, pecados y faltas que nos siguen causando daño cuando las traemos al presente, una y otra vez. Que tu Santo Espíritu nos dé el poder que necesitamos para perdonar, olvidar y volver a empezar.

Tu eres nuestra fortaleza,  nuestro escudo, nuestro camino, confiamos en Ti y sabemos que Tú harás, más de lo que podemos imaginar, porque confiamos en Ti siempre” en el nombre de Jesús nuestro salvador, Amén.  

 



  

    1. Tome hoy nuestro desafío de oración de 28 días

      Experimente una relación más cercana y eficaz con Dios por medio de las oraciones del Consejero Espiritual.

      Tome como guía cada consejo y cada oración aquí descrita, para hallar  el propósito que Dios tiene para su vida.

      Únase a los miles que ya han experimentado la diferencia!

      ***Toca la aquí para regresar a la página principal***

      No te pierdas el tema de mañana, será de gran bendición!



 

"La mañana es el mejor momento para tener un encuentro con Dios. Cuando te despiertas con Dios, su presencia va contigo donde quiera que vayas".
¡Que seas bendecido en tu día!

Sígueme en mis redes sociales: 
               

¿Te encanta este devocional?
Por favor Has Clic aquí y vota: 

- Si Dios te ha favorecido con mi labor y ha puesto en tu corazón apoyar este ministerio: Clic para Donar

Licencia de Creative Commons
*Todos los derechos reservados. "Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales".

 
Compartir es bendecir
Pin It

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado