Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús. FILIPENSES 4:19



Una cosa que nos identifica, es que todos nos preocupamos. Las circunstancias de la vida ciegan nuestros sentidos sin saber que podemos hacer. De acuerdo con nuestra fe, instintivamente miramos a Dios, muchas veces, sin embargo, dudamos sin estar seguros de que Él realmente el tiene el control.

Y es que este mundo puede parecer cruel, el desánimo y la depresión es el pan de cada día. Necesidades que no pueden esperar.

Sin embargo siempre existe una salida...Siempre debemos recordar que Dios es fiel. No importa la situación, debemos abrazar la verdad de la fidelidad de Dios. Si nos enfocamos en nuestros problemas en lugar de Dios, nos dirigimos por el camino peligroso que conduce al desaliento y la incredulidad. Debemos confiar en Él y saber que él es fiel a nosotros Sus hijos.

Debemos distinguir entre lo que es una necesidad y lo que es un deseo. Muchas veces los niños pequeños quieren muchas cosas que no necesitan. Es la sabiduría del padre lo que satisface las necesidades del niño. Lo mismo sucede con nosotros.

Dios no promete que suplirá todos nuestros deseos, pero si promete que suplirá todas nuestras necesidades. Si buscamos a Dios con seriedad y sinceridad de corazón, podemos ser alentados y reconfortados en la seguridad de que nuestro Dios suplirá todas nuestras necesidades.

Filipenses 4:19


Y mi Dios proveerá a todas vuestras necesidades, conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.



Padre Celestial, no permitas que Las obligaciones y afanes de esta vida me detengan o impidan acudir a tu presencia, te agradezco y te bendigo, que en esta vida ya has proporcionado todo lo que puedo pedir o necesitar.


Gracias, padre, que tu provisión no se basa en mis esfuerzos, sino en la herencia que nos has dado a través de Jesucristo.
Gracias porque siempre estás conmigo,  y  suples todas mis necesidades según tus riquezas en gloria.


3 Juan 1: 2 Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.
Por eso, Señor sé mi salvador en este nuevo día. Líbrame de mis fracasos, tal como me has salvado del pecado, dame sabiduría para que pueda ser buen administrador de todo lo que entregas en mis manos. Gracias por tu provisión diaria,  por todo lo que me has dado y por lo que me darás.


Padre, te doy mi vida y todas mis preocupaciones. Ya sé que me has dicho que no necesito preocuparme ni temer nada. Ya me has dicho que te ocupas de todo y solo debo confiar y tener fe.
Dame una porción grande de tu gracia y bendición, en el nombre de Jesús, Amen.



 

"La mañana es el mejor momento para tener un encuentro con Dios. Cuando te despiertas con Dios, su presencia va contigo donde quiera que vayas".
¡Que seas bendecido en tu día!

Sígueme en mis redes sociales: 
               

¿Te encanta este devocional?
Por favor Has Clic aquí y vota: 

- Si Dios te ha favorecido con mi labor y ha puesto en tu corazón apoyar este ministerio: Clic para Donar

Licencia de Creative Commons
*Todos los derechos reservados. "Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales".

 
Compartir es bendecir
Pin It

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado