Apocalipsis 3:20

He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.

Este es un hermoso cuadro del Señor Jesucristo, esperando, golpeando suavemente a la puerta de nuestro corazón. Es una ilustración preciosa de la amorosa y tierna paciencia del Señor Jesucristo.

Jesucristo está a la puerta y llama. Él no derriba ninguna puerta. Él no impone Su presencia, ni obliga a nadie "alojarlo" en su vida íntima, en tu corazón. El Señor Jesucristo moverá el cielo y la tierra para llegar a la puerta de tu corazón, estimado lector, y cuando Él se encuentra cerca de usted, Él se detiene y llama suavemente, pero con paciencia. 

Eres tu quien tiene que decidir si abrirás tu corazón, tu vida, o si por el contrario, te niegas a escuchar esa voz para que Él se marche, que te deje en paz, que no le necesitas, que te encuentras bien, y que no tienes ninguna necesidad de Su compañía. Pero, aunque le hayamos rechazado una y otra vez, Jesucristo siempre continuará esperando. Su más ferviente deseo es transformarnos en verdaderos hijos de Dios, perdonándonos, y amándonos.

Como creyentes, necesitamos pedirle al Señor Jesús que entre en nuestros corazones, en nuestro hogar y en nuestras vidas. No es que él no esté allí, es solo que espera nuestra invitación: no irrumpirá. ¡Solo habita los corazones en los que ha sido invitado!




Oremos...

Santo Señor y Salvador, sé que anhelas compartir tu presencia y compañerismo conmigo. Sé que estás cerca, en cada respiración, en cada parpadeo, en cada suspiro, Pero confieso que a menudo te olvido, e incluso a veces no soy consiente de tu presencia. Te pido este día que entres en mi corazón y llenes mi vida con tu amor, tu autoridad y tu poder. Quiero vivir para ti . Dios Santo y Todopoderoso, gracias por proveer a Jesús como mi Señor y Salvador. En su nombre ofrezco mi agradecimiento y alabanza. Amén.

Señor Jesús: Hoy reconozco que te necesito, tú que moriste en la cruz por mi salvación. Te pido perdón por todos mis pecados. Te abro las puertas de mi corazón y mi vida para que entres en mi y te conviertas en mi Señor y Salvador personal, límpiame con tu sangre preciosa, escribe mi nombre en el libro de la vida y que nunca más sea borrado, haz de mi la persona que tú quieres que yo sea en base a tu propósito. En el nombre de Jesús ¡AMEN!



 



🎧 Clic aquí para escuchar la Oración del día en audio

📲 Clic aquí para Descargar ahora mismo la app



"La mañana es uno de los mejores momentos para tener un encuentro con Dios. Cuando te despiertas con Dios, su presencia va contigo a donde sea que vayas". ¡Que seas bendecid@ en tu día de hoy! Gracias por tu tiempo, recuerda que cada vez que compartes estos mensajes también estas bendiciendo a otros, no olvides seguirme en mis redes sociales haciendo clic: Youtube Facebook Instagram Twitter - Si Dios te ha favorecido con mi labor y ha puesto en tu corazón apoyar este ministerio: DONAR




 

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado