sube el volumen


Salmo 25.

25  A ti, oh Jehová, levantaré mi alma.

Dios mío, en ti confío; No sea yo avergonzado,
No se alegren de mí mis enemigos.

Ciertamente ninguno de cuantos esperan en ti será confundido; Serán avergonzados los que se rebelan sin causa.

Muéstrame, oh Jehová, tus caminos; Enséñame tus sendas.

Encamíname en tu verdad, y enséñame, Porque tú eres el Dios de mi salvación; En ti he esperado todo el día.

Acuérdate, oh Jehová, de tus piedades y de tus misericordias, Que son perpetuas.

De los pecados de mi juventud, y de mis rebeliones, no te acuerdes; Conforme a tu misericordia acuérdate de mí, Por tu bondad, oh Jehová.

Bueno y recto es Jehová; Por tanto, él enseñará a los pecadores el camino.

Encaminará a los humildes por el juicio, Y enseñará a los mansos su carrera.

10 Todas las sendas de Jehová son misericordia y verdad, Para los que guardan su pacto y sus testimonios.

11 Por amor de tu nombre, oh Jehová, Perdonarás también mi pecado, que es grande.

12 ¿Quién es el hombre que teme a Jehová? El le enseñará el camino que ha de escoger.

13 Gozará él de bienestar, Y su descendencia heredará la tierra.

14 La comunión íntima de Jehová es con los que le temen, Y a ellos hará conocer su pacto.

15 Mis ojos están siempre hacia Jehová, Porque él sacará mis pies de la red.

16 Mírame, y ten misericordia de mí, Porque estoy solo y afligido.

17 Las angustias de mi corazón se han aumentado; Sácame de mis congojas.

18 Mira mi aflicción y mi trabajo, Y perdona todos mis pecados.

19 Mira mis enemigos, cómo se han multiplicado, Y con odio violento me aborrecen.

20 Guarda mi alma, y líbrame; No sea yo avergonzado, porque en ti confié.

21 Integridad y rectitud me guarden, Porque en ti he esperado.

22 Redime, oh Dios, a Israel De todas sus angustias.




Cuando esperamos en Dios demostramos un espíritu de humildad, de obediencia, de esperanza y confianza, de una amistad más íntima y de la más profunda reverencia por nuestro Creador. 

Esperando en Dios fue una de las razones porque David fue llamado “un hombre conforme al corazón de Dios”. Dios era su seguridad y él confiaba en Él en cada aspecto de su vida. Él le confió para orientación e instrucción (v. 5), en busca de ayuda y defensa (Salmo 33:20), por la victoria sobre sus enemigos y vindicación (Salmo 37:7-9), por la liberación de dificultades y la destrucción (Salmo 40:1), y mucho más. 

Nada prueba nuestra fe como esperar en Dios por respuestas a la oración, porque cuando esperamos damos prueba de nuestra sumisión a Él. 

La Palabra de Dios dice: “Quédense quietos, reconozcan que yo soy Dios” (Salmo 46:10). Entonces ¿qué aprendemos mientras esperamos? Aprendemos a confiar en la expectativa de Su revelación, porque Dios está a cargo de cada detalle de nuestra vida. Su tiempo es perfecto si realmente queremos que Él muestre y nos enseñe Sus caminos. Él es omnisciente, y nos da la confirmación de Su omnipresencia a través de la morada del Espíritu Santo que nos guía y nos enseña si Lo permitimos. 

Nuestro mayor deseo debe ser aprender a ser paciente y obediente, deseosos de conocer la verdad de Dios.

 “Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza. Entonces ustedes me invocarán, y vendrán a suplicarme, y yo los escucharé.” (Jeremías 29:11-12) 

E Isaías 40:31 nos dice: “Pero los que confían en El renovarán sus fuerzas; volarán como las águilas: correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán”. 

Esperar no es fácil, pero si aprendemos a esperar en Dios vamos a vivir una vida más gratificante y libre de estrés. Tener paciencia y confiar en el Señor es uno de los grandes principios de la vida que debemos aprender. 

“Confía en Jehová con todo tu corazón y no te apoyes en tu propia inteligencia. Reconócelo en todos tus caminos, y Él allanará tus sendas.”(Proverbios 3:5-6)




Padre nuestro que estas en los cielos, estoy muy agradecido contigo por ver la luz de un nuevo día, al despertar en esta mañana pude comprender tu gran amor por mi, pues el solo hecho de estar vivo es un milagro, gracias por tu compasión y misericordia reflejados en la cruz, gracias por tu sacrificio de amor.

Hoy enfrento una difícil situación, pues me encuentro en un callejón sin salida, justo ahora debo tomar una decición importante, y no se que hacer, por eso te pido muy humildemente tu dirección,.

Tu Señor guiaste al pueblo de Israel hacia la tierra prometida.

Los apóstoles también tomaron decisiones importantes al dejar sus trabajos y familia para seguir a Jesús. 

Hoy cuando mi vida parece tomar rumbo, lo dejo en tus manos para que tu me conduzcas a mi mejor decisión. 

En el nombre de Jesús oro, amen

 




 

Con amor en Cristo,

Tu Consejero Espiritual

 

"La mañana es el mejor momento para tener un encuentro con Dios. Cuando te despiertas con Dios, su presencia va contigo donde quiera que vayas".

¡Que seas bendecido en tu día!
 

¿Te encanta esta aplicación?
Has Clic aquí y vota

- Si Dios te ha favorecido con mi labor y ha puesto en tu corazón apoyar este ministerio: Clic para Donar

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

 

 

Compartir es bendecir
Pin It

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado