ROMANOS 1:16 Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.


REFLEXIÓN:

En todo momento tenemos el desafío de permanecer firmes en nuestra fe en Jesucristo. Nuestra cultura trata de intimidar a los cristianos con acusaciones de que somos atrasados ​​o de mente estrecha. Cómo reaccionamos a estas situaciones es una indicación de nuestro progreso espiritual.

El apóstol Pablo no se avergonzó del evangelio porque sabía que era "el poder de Dios para la salvación de todos los que creen" ( Romanos 1:16 ). Sin embargo, también sabía que existe un delicado equilibrio entre la verdad y la gracia: "Deje que su conversación esté siempre llena de gracia, sazonada con sal, para que sepa cómo responder a todos" ( Colosenses 4: 6 ).

Debemos recordarnos continuamente que el mundo nunca dejará de tentarnos a adaptarnos a su imagen. Pero así como el pez más fuerte que nada río arriba, es el creyente que se niega a conformarse con el mundo quien le da el mayor honor a Dios.

Cuando empieces a comprender el increíble (poder de la dinamita) del Evangelio, dejarás de sentirte avergonzado. A través de este PODER , nadarás río arriba, proclamando el poder del Evangelio a un mundo moribundo.

La vida cristiana parece más fácil cuando estamos a salvo dentro de los muros de la iglesia; es cuando estamos con Dios en el mundo que somos probados. Dios elige usar a la gente común para avanzar en su reino. No necesita una celebridad o una superestrella para darle credibilidad: es su mejor testigo. Pero debemos apoyarnos en Él y ser Su instrumento cuando nuestro llamado lo exija.



ORACIÓN:

Maravilloso y eterno Padre es un privilegio reconocer tu grandeza y experimentar la alegria de saber que somos tus hijos.

Es un privilegio despertar en esta mañana separando las primeras horas del día para ti,

Perdoname por las veces que he dudado en mi vida espiritual, por las veces en que me e sentido tentado a abandonar, considerando mas facil el camino que el mundo me ofrece, en un afán por conseguir las cosas fáciles, por olvidarte cuando me sentia solo, triste y sin esperanza, aun en mis triunfos.

Que hoy sea un día para rectificar  mi vida y demostrarte Señor que no quiero vivir fuera de tu presencia. Que el mundo entero sepa quien es mi Dios.

Por favor dame las fuerzas que necesito, la sabiduria y la humildad para aceptarte sin reservas. Que este día sea diferente, y cambie amargura por la felicidad, la tristeza por la alegria, la incredulidad por la fe, el odio por el amor, 

en el nombre de Jesús, amen.



 

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado