Consejero Espiritual · Podcast - Dudas Y Confusión

 

 ¿Tienes dudas?

Pregúntese a sí mismo: ¿Por qué dudo? ¿Por qué estoy tan preocupado?

Voy a poner mi esperanza en Dios, y una vez más lo alabaré.

Salmo 42:11. «¿Por qué te abates, oh alma mía, Y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío».

Una de las cosas más difíciles sobre la duda es admitir que está ahí. 

Pero esas dudas están ahí. Y como las malezas, crecen cuando están desatendidas. Si no los enfrentamos, pronto nos enfrentarán a nosotros. Entonces, ¿cómo debemos responder? 

 


Padre Dios, mi corazón está lleno de caos y confusión. Siento como si me estuviera ahogando en mis circunstancias. Realmente necesito la fuerza y ​​la paz que solo tú puedes dar. En este momento, elijo descansar en Ti. 

Tú estás cerca. Mi espíritu puede estar devastado, pero Tú eres mi salvador. Tu Palabra es mi esperanza Me revive y me consuela especialmente ahora. Mi alma se desmaya, pero tú eres el aliento de vida dentro de mí. Tú eres mi ayuda, Aquel que me sostiene. Soy débil pero tú eres fuerte. Bendices a los que lloran, y confío en que me bendigas a mí y a mi familia con todo lo que necesitamos. Me librarás de esta oscura nube de desesperación porque te deleitas en mí.

Santo Señor, Ayúdame a superar los obstáculos que me hacen tropezar y dame la fuerza y ​​la sabiduría para mirar hacia arriba y ver la esperanza que tengo en Cristo. 

Padre, hoy pido perdón por todas las palabras negativas y dañinas de las que he hablado. Por los pensamientos impuros y mal sanos No quiero caer de esa manera otra vez. Transforma mis pensamientos y déjame entender lo maravillosamente que me has hecho. Cambie mis hábitos, así que uso mi lengua para expresar mi esperanza y mis favores en mi vida.

Señor, ayúdame a no apoyarme en mi propia comprensión, sino en todo lo que te reconozco para que puedas dirigir mis palabras, pensamientos y acciones. En el nombre de Jesús, Amén.


Cuando surja la duda, susurrando que Dios no es verdadero, que la Biblia no es confiable y que la sangre de Jesús no es suficiente, no hagas las paces con tales mentiras. No los abraces. No te jactes de ellos. En cambio, confiésalos y aferrate más firmemente al Salvador, diciendo: “Yo Creo; ¡Señor aumenta mi fe y elimina mi incredulidad!



"La mañana es el mejor momento para tener un encuentro con Dios. Cuando te despiertas con Dios, su presencia va contigo donde quiera que vayas".
¡Que seas bendecido en tu día!

Sígueme en mis redes sociales: 
               

¿Te encanta este devocional?
Por favor Has Clic aquí y vota: 

- Si Dios te ha favorecido con mi labor y ha puesto en tu corazón apoyar este ministerio: Clic para Donar

Licencia de Creative Commons
*Todos los derechos reservados. "Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales".

 
Compartir es bendecir
Pin It

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado