Consejero Espiritual · Audiopodcast - El Perdón De Dios

 

Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia;
Conforme a la multitud de tus piedades borra mis rebeliones.

Lávame más y más de mi maldad,
Y límpiame de mi pecado.

Porque yo reconozco mis rebeliones,
Y mi pecado está siempre delante de mí.

Contra ti, contra ti solo he pecado,
Y he hecho lo malo delante de tus ojos;
Para que seas reconocido justo en tu palabra,
Y tenido por puro en tu juicio.

He aquí, en maldad he sido formado,
Y en pecado me concibió mi madre.

He aquí, tú amas la verdad en lo íntimo,
Y en lo secreto me has hecho comprender sabiduría.

Purifícame con hisopo, y seré limpio;
Lávame, y seré más blanco que la nieve.

Hazme oír gozo y alegría,
Y se recrearán los huesos que has abatido.

Esconde tu rostro de mis pecados,
Y borra todas mis maldades.

10 Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio,
Y renueva un espíritu recto dentro de mí.

11 No me eches de delante de ti,
Y no quites de mí tu santo Espíritu.

12 Vuélveme el gozo de tu salvación,
Y espíritu noble me sustente.

13 Entonces enseñaré a los transgresores tus caminos,
Y los pecadores se convertirán a ti.

14 Líbrame de homicidios, oh Dios, Dios de mi salvación;
Cantará mi lengua tu justicia.

15 Señor, abre mis labios,
Y publicará mi boca tu alabanza.

16 Porque no quieres sacrificio, que yo lo daría;
No quieres holocausto.

17 Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado;
Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios.



Cuidado con decir: Dios es tan amable y amoroso que, por supuesto, nos perdonará. Ese pensamiento, basado únicamente en la emoción, no se puede encontrar en ninguna parte la Biblia. La única base sobre la cual Dios puede perdonarnos es la tremenda tragedia de la Cruz de Cristo. Basar nuestro perdón en cualquier otro motivo es una blasfemia inconsciente. El único fundamento en el que Dios puede perdonar nuestro pecado y restituirnos a su favor es a través de la Cruz de Cristo. ¡No hay otra manera! El perdón, que es tan fácil de aceptar para nosotros, costó la agonía en Calvario. Nunca debemos tomar el perdón del pecado, el don del Espíritu Santo y nuestra santificación con simple fe, y luego olvidar el enorme costo para Dios que hizo que todo esto fuera nuestro.

El perdón es el milagro divino de la gracia. El costo para Dios fue la cruz de Cristo. La verdad revelada de Dios es que sin la expiación Él no puede perdonar, contradeciría Su naturaleza si lo hiciera. La única forma en que podemos ser perdonados es devolviéndonos a Dios a través de la expiación de la Cruz.

Un creyente recibe el perdón de Dios cuando se arrepiente del pecado y coloca su fe en Jesucristo para salvación; todos sus pecados son perdonados para siempre. Eso incluye pasado, presente y futuro, grande o pequeño. Jesús murió para pagar la pena por todos nuestros pecados, y una vez que son perdonados, todos son perdonados (Colosenses 1:14; Hechos 10:43). Sin embargo, cuando tropezamos, somos llamados a confesar nuestros pecados: "Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo y nos perdonará nuestros pecados y nos purificará de toda maldad" (1 Juan 1: 9). Sí, los cristianos cometen pecado (1 Juan 1: 8), pero la vida cristiana no debe ser identificada por una vida de pecado. Los creyentes son una nueva creación (2 Corintios 5:17). Tenemos el Espíritu Santo en nosotros produciendo buenos frutos (Gálatas 5: 22-23). Una vida cristiana debe ser una vida cambiada. Una persona que afirma ser creyente y vive continuamente una vida que dice lo contrario, debería cuestionar la autenticidad de su fe. Los cristianos deben vivir una vida cada vez más santa a medida que se acercan más a Cristo. 



Oremos

Perdónanos, Señor. . . por las cosas que hemos hecho que nos hacen sentir incómodos en Tu presencia. Todo lo que construimos y pulimos tan cuidadosamente para que en un breve instante lo derrumbemos. Porque conoces cada pensamiento que ha dejado su sombra en nuestra memoria. Has marcado cada motivo dentro de nosotros.

Reconocemos, con sinceridad y verdadero arrepentimiento, que pensamientos cruzados y egoístas han penetrado en nuestras mentes; reconocemos que hemos permitido que nuestras mentes vaguen por caminos impuros y prohibidos; hemos jugado con aquello que sabíamos que no era para nosotros; hemos deseado lo que no deberíamos tener.

Reconocemos que a menudo nos hemos engañado a nosotros mismos donde estaba nuestro deber simple.

Confesamos ante Ti que nuestros oídos a menudo son sordos al susurro de Tu llamado, nuestros ojos a menudo ciegos a los signos de tu guía,

Haznos dispuestos a ser cambiados, a pesar de que requiere la operación del alma y la terapia de la disciplina.

Haz que nuestros corazones sean cálidos y suaves, para que podamos recibir ahora la bendición de tu perdón, la guía del espíritu y la gracia de Cristo Jesús por quien oramos. "Amen



Con amor en Cristo,
Tu Consejero Espiritual

"La mañana es el mejor momento para tener un encuentro con Dios. Cuando te despiertas con Dios, su presencia va contigo donde quiera que vayas".
¡Que seas bendecido en tu día!

Sígueme en mis redes sociales: 
               

¿Te encanta este devocional?
Por favor Has Clic aquí y vota: 

- Si Dios te ha favorecido con mi labor y ha puesto en tu corazón apoyar este ministerio: Clic para Donar

Licencia de Creative Commons
*Todos los derechos reservados. "Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales".

 
Compartir es bendecir
Pin It

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado