Consejero Espiritual · Podcast - Cuando La Vida Se Pone Difícil

 



 REFLEXIÓN:

 

¿A dónde te diriges cuando la vida se pone difícil?

¿Cuál es tu destino cuando la vida golpea con toda su fuerza y ​​te derriba?

  • ¿Buscas un teléfono y llamas a tu mamá, a tu hermana, a tu mejor amiga?
  • ¿Te diriges a Google y te pierdes buscando respuestas?
  • ¿Pones tu canción favorita en la en tu reproductor de música y te apoyas en melodías familiares que hablan a tu corazón?
  • O, ¿vas primero a la oración y las escrituras, recordando las promesas de por qué puedes confiar en Dios en los tiempos difíciles?

En tiempos pasados, respondí "sí" a cada una de estas opciones, pero a medida que crecí en mi fe, aprendí que las Escrituras y la oración funcionan mejor:

>> Dios está más disponible y accesible que tu mejor amigo.

>> Dios es más sabio que Google.

>> La paz de Dios que supera todo entendimiento calma mejor que cualquier canción o ungüento.

>> Las promesas de Dios son más seguras, confiables y más poderosas que cualquier solución terrenal.



ORACIÓN:

 

Padre amado, Padre bueno, tengo que agradecerte por mirarme más allá de mis defectos y por amarme incondicionalmente. Se que en por mis propias fuerzas jamás me salvaré, pero por la gracia de Cristo soy mas que vencedor@. Tengo sueños y espectativas que quiero cumplir, tengo metas y éxitos que alcanzar, ayúdame a centrarme en Ti mientras los alcanzo, que no me desvíe a derecha o izquierda de mi verdadero propósito: la salvación y la vida eterna.

 

Padre, estoy tentado de preocuparme por tantas cosas... Perdóname por enfocarte en cualquier cosa o persona que no seas tú. Gracias por tu palabra y la oración que me equipa y empodera para vivir cada día. En este momento, declaro que eres mi única esperanza. Por favor, ayúdame a recordar que Tú realmente tienes el control.

 

Ayudame a ver las necesidades de las personas que me rodean y muéstrame cómo satisfacer esas necesidades de una manera que te agrade.

Señor, ayúdame a no apoyarme en mi propia comprensión, sino en Usted para que puedas dirigir mis palabras, pensamientos y acciones. 

Señor, gracias por tu grandeza. Gracias porque cuando soy débil, eres fuerte. Señor, el enemigo está maquinando y sé que desea evitar que pase tiempo contigo. No dejes que gane! Dame una medida de tu fuerza para no ceder al desaliento, el engaño y la duda. Ayúdame a honrarte en todos mis caminos. Me encomiendo en tus divinas y poderosas manos, En el nombre de Jesús, Amén.



 

"La mañana es el mejor momento para tener un encuentro con Dios. Cuando te despiertas con Dios, su presencia va contigo donde quiera que vayas".
¡Que seas bendecido en tu día!

Sígueme en mis redes sociales: 
               

¿Te encanta este devocional?
Por favor Has Clic aquí y vota: 

- Si Dios te ha favorecido con mi labor y ha puesto en tu corazón apoyar este ministerio: Clic para Donar

Licencia de Creative Commons
*Todos los derechos reservados. "Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales".

 
Compartir es bendecir
Pin It

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado