Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.

Deuteronomio 6:6-7 | RVR60
 
Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.
Hechos 16:31 | RVR60
 
Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer.
1 Corintios 1:10 | RVR60
 
Guarda, hijo mío, el mandamiento de tu padre,
Y no dejes la enseñanza de tu madre.
Proverbios 6:20 | RVR60
 
Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?
1 Juan 4:20 | RVR60
 
!!Mirad cuán bueno y cuán delicioso es Habitar los hermanos juntos en armonía!
Salmos 133:1 | RVR60
 
¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz,
para dejar de compadecerse del hijo de su vientre?
Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti.
Isaías 49:15-16 | RVR60



 
Además de ser la piedra angular de la sociedad, la familia es fundamental para el plan de Dios en la felicidad eterna de todos sus hijos. Y ha hecho posible que las relaciones familiares duren más allá de esta vida, no simplemente "hasta que la muerte los separe". 

Dios sabe que las familias son tan importantes que proporcionó una manera de asegurarse de que todos puedan estar unidos con sus seres queridos para siempre.

La Biblia está llena de grandes promesas par los creyentes, pero entre todas esas promesas la mayor promesa es que nos ofrece es la promesa de vida eterna.  Esta promesa es para ti. Dios ofrece vida eterna para aquellos que se deciden seguirle ofreciendo una vida nueva, llena de gozo, vigor y juventud. Por supuesto al lado de nuestros seres queridos.

 
Como dice el viejo dicho, "Una familia que reza unida permanece unida". Dios bendice a las familias que rezan juntas, dándoles mayor paz, amor y armonía en el hogar. La oración familiar también es una excelente manera de ayudar a los niños más pequeños a desarrollar el hábito de orar por sí mismos. A veces, los horarios ocupados pueden hacer que sea difícil orar en familia. Pero vale la pena el esfuerzo. Intente elegir un momento en el que normalmente están juntos, como la hora de la comida o justo antes de acostarse.
 
A medida que lea las Escrituras en familia, invitará al Espíritu de Dios a estar en su hogar. Las historias de la Santa Biblia enseñan lecciones valiosas sobre la fe y sobre cómo superar los desafíos. Aunque las historias sucedieron hace mucho tiempo, todavía son relevantes hoy. Ayude a sus hijos a comprender que pueden encontrar valor, inspiración y guía en las Escrituras. 



 
Oremos:

Padre celestial, gracias por este bello amanecer a Tu lado un día mas a llegado mi vida, un día más para hacer tu voluntad, y experimentar la alegría de saber que soy tu hijo(a).

Gracias por guardarme en la noche y ofrecernos un sueño cálido y profundo a mi y a mis seres queridos, y a cada uno de nosotros quienes formamos esta bendita comunidad del Consejero Espiritual, aguardamos con esperanza el día de tu gloriosa venida, mientras tanto por favor Señor danos una vida enfocada en tu reino, que podamos vivir una vida semejante a la de Cristo, con valores y principios fundados en tu palabra Señor.

Ayúdanos a ser hijos valientes y definidos, que sepamos soportar las pruebas de fe y salir victoriosos siempre, para recibir la corona de vida, cuánta necesidad tenemos de ser inundados del amor divino, para dejar atrás errores, pecados y faltas que nos siguen causando daño cuando las traemos al presente, una y otra vez. Que tu Santo Espíritu nos dé el poder que necesitamos para perdonar, olvidar y volver a empezar.

Gracias por tanto amor de tu parte, del cual no somos dignos, pero que nos has dado tan generosamente. Es ese amor, grande e incomparable, el que nos ha permitido ser tus hijos, aunque seamos inmerecedores. Te entregamos nuestras familias. Sabes cuánto te necesitamos. 

Tu eres nuestra fortaleza,  nuestro escudo, nuestro camino, confiamos en Ti y sabemos que Tú harás, más de lo que podamos imaginar, porque confiamos en Ti siempre” en el nombre de Jesús nuestro salvador, Amén.  

 




 
"La mañana es el mejor momento para tener un encuentro con Dios. Cuando te despiertas con Dios, su presencia va contigo donde quiera que vayas".
¡Que seas bendecido en tu día!

- Si Dios te ha favorecido con mi labor y ha puesto en tu corazón apoyar este ministerio: Donar

 

 
Compartir es bendecir
Pin It

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado