REFLEXIÓN:

Habiendo cerrado el apóstol la parte de su epístola en la que argumenta y prueba varias doctrinas que se aplican en la práctica, aquí se exigen deberes importantes de los principios del evangelio. Él rogó a los romanos, como a sus hermanos en Cristo, por las misericordias de Dios, que presentaran sus cuerpos como un sacrificio vivo para él. 

Este es un poderoso recurso. Recibimos del Señor todos los días los frutos de su misericordia. Entreguemos; todo lo que somos, todo lo que tenemos, todo lo que podemos hacer: y, después de todo, ¿qué somos para ante la grandeza de Dios y sus grandes bondades? 

La conversión y la santificación son la renovación de la mente; de las cualidades del alma. El progreso de la santificación, muriendo al pecado y viviendo para Cristo, es vivir cada vez más en la justicia, en el amor, en la verdad, La Santidad es un vestido espiritual, significa ser consagrado, separado exclusivamente para un plan y propósito. Es estar disponible para el uso exclusivo de Dios.  Cuando usted está separado solo para Dios, usted no se presta para; criticar, para chismes, para ver pornografía, guarda su caminar y pensar para cristo. Ese es el vestido que Dios quiere que usted guarde.

La santidad nos abre a Dios y a los demás, La santidad no quita fuerzas, vida o alegría, sino al contrario. Nos hace “más vivos, más humanos”. En ese proyecto encontramos nuestra plenitud, nuestra verdadera felicidad. Esto queda muy lejos del simple “bienestar” hedonista que algunas personas se plantean tristemente como meta para su vida.

El gran enemigo de esta renovación es la conformidad con este mundo, las cosas de este mundo, pronto desaparecerán. No caigas en las costumbres de los que andan en los deseos de la carne, y le importan solo las cosas terrenales. 

Santidad, en el sentido más elevado es de Dios, Ser santos significa parecerse a Jesucristo en todo: pensamientos, sentimientos, palabras y acciones. El rasgo más característico de la santidad es (amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a uno mismo), que incluye todas las virtudes: humildad, justicia, laboriosidad, obediencia, alegría... Es una meta a la que están llamados todos los creyentes, y que se perfecciona sólo en el Cielo, después de luchar toda la vida, contando con la ayuda de Dios.

No tengas miedo de apuntar más alto, de dejarte amar y liberar por Dios. No tengas miedo de dejarte guiar por el Espíritu Santo. La santidad no te hace menos humano, porque es el encuentro de tu debilidad con la fuerza de la gracia. En el fondo, en la vida existe una sola tristeza, la de no ser santos.

Tal vez pensemos que ser santo en un mundo como en el que vivimos es imposible, pero queridos, si aplicamos las reglas básicas de Pablo en Romanos 12, entraremos en el proceso para luego perfeccionarlo en la eternidad.

Que Dios te bendiga!

 


CITA BÍBLICA:

Romanos 12 

Deberes cristianos

12  Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.

No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno.

Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función,

así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros.

De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe;

o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza;

el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría.

El amor sea sin fingimiento. Aborreced lo malo, seguid lo bueno.

10 Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros.

11 En lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor;

12 gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración;

13 compartiendo para las necesidades de los santos; practicando la hospitalidad.

14 Bendecid a los que os persiguen; bendecid, y no maldigáis.

15 Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran.

16 Unánimes entre vosotros; no altivos, sino asociándoos con los humildes. No seáis sabios en vuestra propia opinión.

17 No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres.

18 Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres.

19 No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor.

20 Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza.

21 No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal.

 

ORACIÓN:

santo, santo, santo eres oh Querido Señor, al leer las lineas de Romanos 12, soy consiente de que mi vida debe tomar un rumbo diferente, puedo entender que existen aspectos de la vida donde debo tomar el control, ayúdame a ser valiente y enfrentar mi vida a la luz de este pasaje de la Biblia, cada punto es una recomendación que debo tomar en cuenta en mi diario vivir.

Puedo entender a lo largo de la escritura que me amas y quieres lo mejor para mi.

Sé que la vida terrenal es corta y fugaz, Señor. Pero quiero vivir hoy como si fuera el primero o el último día de mi vida, dando gracias por cada regalo bueno y perfecto que eliges dar. Hoy y todos los días, quiero vivir mi vida por ti, Jesús.

Padre celestial, gracias por tu guía. Perdóname por adelantarme a Tus planes y ayudarme a saber cuándo detenerme y escuchar Tu dirección. Tus caminos son perfectos.

Señor, te ruego que muevas tu espíritu en mi vida. Sé que cualquier pecado puede contristar y disminuir la voz del Espíritu, y oro por fortaleza contra la tentación de pecar. Ayúdame a desear tu presencia más de lo que anhelo el pecado. Ayúdame a crecer en el fruto del Espíritu.

Señor, estoy aquí, listo para depender de ti, dame fortaleza, provisión y protección. Mientras enfrento decisiones y situaciones difíciles, ayúdeme a recordar mi amor, ayúdenme a recordar que soy su hij@ y su representante en el mundo que me rodea. Ayúdame a vivir hoy de una manera que honre tu santo nombre. 

En tu precioso nombre, Amén.

 

 



Con amor en Cristo,

Tu Consejero Espiritual

"La mañana es el mejor momento para tener un encuentro con Dios. Cuando te despiertas con Dios, su presencia va contigo donde quiera que vayas".
¡Que seas bendecido en tu día!

Sígueme en mis redes sociales: 
               

¿Te encanta este devocional?
Por favor Has Clic aquí y vota: 

- Si Dios te ha favorecido con mi labor y ha puesto en tu corazón apoyar este ministerio: Clic para Donar

Licencia de Creative Commons
*Todos los derechos reservados. "Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales".

 

 

 

 
 

 

Compartir es bendecir
Pin It

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado