Al final de cada día, no hay nada mejor que entregarlo todo a Dios. Dejar nuestras preocupaciones. Para agradecerle por sus bendiciones y su presencia durante todas las horas del día. Reconocer las formas en que nos guió, ofreció protección sobre nuestras familias y proveyó nuestras necesidades. Y aunque a menudo sabemos que eso es cierto, puede ser difícil recordarlo..

Llevamos las preocupaciones y el estrés directamente a la cama. Nos aferramos a las heridas y herimos los sentimientos. Luchamos por dormir, pero parece que no podemos apagar los pensamientos giratorios de las listas de tareas pendientes, los horarios y lo que todavía tenemos que hacer para mañana.

Es cierto, algunos días se tornan grises. Nos sentimos agotados. Desgastados. Cansado de pelear. Luchando con pensamientos de derrota y ninguno de nosotros es inmune. A menudo nos preocupamos por situaciones que no son la gran cosa, se trata de algunas pequeñas batallas que pueden secarnos. La crianza de los hijos, el matrimonio, el trabajo, las relaciones, ese proyecto de la universidad, ese negocio que quieres emprender, esas deudas que no dan abasto, el futuro, la pérdida de un ser querido, la enfermedad, los problemas económicos, aquella persona que se alejo de ti, pequeñas cosas que nos dejan abrumados y desgastados. Parece que el enemigo logra ganar terreno cuando sabe que ya estamos cansados.

Pero queridos...La misma presencia de Dios y la verdad de su palabra son las únicas cosas que pueden traer profunda paz a nuestras almas. La paz que da Dios no es el mismo tipo de paz que el mundo ofrece, el tipo de paz que no tiene sentido ni siquiera para nuestras propias mentes. esos ruidos ensordecedores de la ciudad que amenazan con acabar ese poco de paciencia que nos queda. 

Mi paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo. (Juan 14:27)

 
  • Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. (Filipenses 4:6-7)
  • En paz me acostaré, y asimismo dormiré;
    Porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado.
    Salmo 4:8
  • Tú guardarás en completa paz
    a aquel cuyo pensamiento en ti persevera;
    porque en ti ha confiado.
    Isaías 26:3


Querido Dios,

Gracias por la bendición de este día, estamos agradecidos por el regalo de la vida. Gracias por todo lo que has permitido en nuestras vidas estas últimas horas, lo bueno junto con las cosas difíciles, que nos han recordado cuánto te necesitamos y confiamos en que tu presencia nos llena todos los días. Gracias por su gran amor y cuidado. Gracias por tu misericordia y gracia. Gracias porque siempre estás con nosotros y nunca nos dejarás.

Te pedimos que tu enorme paz nos rodee esta noche, todos los que nos sentimos inquietos y preocupados en este momento, los que hemos estado llevando grandes cargas y sobrellevando el estrés. Ayúdanos a dejarlo delante de ti, de nuevo, aunque estemos luchando por dejarlo ir. Recuérdanos que puedes llevarlo mucho mejor que nosotros. Que tu poder y tu descanso nos llenen de frescura. Que la presencia de tu Espíritu infunda esperanza en nuestras almas, incluso mientras dormimos. 

En el nombre de Jesús, amen.



 

"La mañana es el mejor momento para tener un encuentro con Dios. Cuando te despiertas con Dios, su presencia va contigo donde quiera que vayas".
¡Que seas bendecido en tu día!

Sígueme en mis redes sociales: 
               

¿Te encanta este devocional?
Por favor Has Clic aquí y vota: 

- Si Dios te ha favorecido con mi labor y ha puesto en tu corazón apoyar este ministerio: Clic para Donar

Licencia de Creative Commons
*Todos los derechos reservados. "Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales".

 
Compartir es bendecir
Pin It

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado