Nuestro Dios es un Dios de segundas oportunidades y nuevos comienzos. Si respiras y puedes escucharme, salta a la vista que Dios aún no ha concluido su labor en ti. Así que no se rindas, no se dé por vencidos. Aunque hayas fracasado. En vez de eso, permite que Dios pueda impulsarte aún más.

En Proverbios 28:13 dice: «El que oculta sus pecados no prosperará, pero el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia». Cuando nos negamos a admitir nuestros errores, no nos sirven para aprender. Seamos sinceros con nosotros mismos. Seamos sinceros con los demás. La mayoría somos expertos en echarle la culpa a otros. Forma parte de nuestra naturaleza. Culpamos a la economía, al clima, a la mala suerte, a nuestros padres, a nuestra pareja, al gobierno.

En ocasiones, es nuestra propia vida la que parece bloquearse, torcerse, fruto de una decisión equivocada o de un mal paso… ¿Y quién no desearía contar entonces con la posibilidad de empezar de cero? Esa posibilidad existe gracias a Dios, hoy haremos un examen e autoconciencia para alcanzar la certeza de que Dios nos perdona y nos anima a volver a empezar.



(Un breve examen de autoconciencia)

Saca un block de notas, traza una línea recta en medio y anota un lado positivo y otro negativo,  según tus actividades de la semana, en el lado positivo describe aquello que hiciste bien, en tus mejores acciones del día, en tus mejores palabras, gestos y pensamientos, en el lado negativo escribe lo opuesto, aquello que pudiste hacer y no hiciste, si crees que tomaste alguna decisión errada, alguna mala palabra, alguna mala acción precipitada.

¡A responder con sinceridad!

Cual fue tu resultado? Crea una balanza y describe en que lado tiene mayores descripciones.

Si tus respuestas fueron Positivo en su mayoría: quiero felicitarte de todo corazón. Tienes un gran amor propio y conoces bien la forma de mantenerte en equilibrio contigo mismo y con Dios. Sigue siempre así, lleno de seguridad y confianza. Esto brindará todo el equilibrio que necesitas para enfrentar cada situación de tu vida con inteligencia, cariño y mucha sensatez.

Si tus respuestas fueron Negativo en su mayoría: No es justo que siendo una persona increíble, inteligente y talentosa te hallas permitido esto, Regálate tiempo de calidad con Dios y dedícate a llenarte de motivos para amar a Dios y quererte más. eres demasiado especial para El!



Oremos.

 Mi precioso Señor,
Al llegar al fin de esta semana, aprovecho este momento para volverme hacia Ti. En este momento de tranquilidad y silencio, comienzo a examinar mi día.

Señor, te agradezco por ayudarme a ver mi pecado. Por favor, dame la gracia de la humildad para que pueda admitir todos mis pecados sin reservas.

Oro para que todos los pecados sean perdonados y me abro a Tu gracia para que Tu Corazón misericordioso me cree de nuevo.

Señor, te agradezco por las bendiciones de esta semana. Ayúdame a ver estas bendiciones como Tu presencia divina en mi vida.

Que me vuelva del pecado y tu presencia en mi vida traiga gran alegría; Mi pecado me lleva al dolor y la desesperación.

Te escojo como mi Señor. Te escojo como mi guía y oro por tus abundantes bendiciones mañana.

Que esta noche descanse en ti. Que sea una noche de renovación. Háblame, Señor, mientras duermo. Guárdame y protégeme siempre, en el nombre de Jesús amen.



"La mañana es el mejor momento para tener un encuentro con Dios. Cuando te despiertas con Dios, su presencia va contigo donde quiera que vayas".
¡Que seas bendecido en tu día!

Sígueme en mis redes sociales: 
               

¿Te encanta este devocional?
Por favor Has Clic aquí y vota: 

- Si Dios te ha favorecido con mi labor y ha puesto en tu corazón apoyar este ministerio: Clic para Donar

Licencia de Creative Commons
*Todos los derechos reservados. "Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales".

 
Compartir es bendecir
Pin It

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado