Salmos 100 (RVR1960)

Exhortación a la gratitud

Salmo de alabanza.

Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra.

Servid a Jehová con alegría;
Venid ante su presencia con regocijo.

Reconoced que Jehová es Dios;
El nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos;
Pueblo suyo somos, y ovejas de su prado.

Entrad por sus puertas con acción de gracias,
Por sus atrios con alabanza;
Alabadle, bendecid su nombre.

Porque Jehová es bueno; para siempre es su misericordia,
Y su verdad por todas las generaciones.




La alegría es el alma de la alabanza. Deleitarnos en Dios es verdaderamente un privilegio, incluso si no dejamos que las notas de la canción salgan de nuestros labios pues debería despertar dentro de nosotros una alegría incesante y desbordante. 

Regocijarse en las comodidades temporales es peligroso, regocijarse en sí mismo es una tontería, regocijarse en el pecado es fatal, pero regocijarse en Dios es celestial. 

Todo lo que Dios ha ordenado es bueno, justo y excelente. No hay anomalías en el universo de Dios, excepto lo que el pecado ha hecho; Su palabra de mando hizo todas las cosas buenas. Cuando analizamos su palabra de promesa y recordamos su fidelidad, ¡cuantas razones tenemos para alegrarnos y el agradecer! 

No hay mentira en la palabra de Dios, ni nada falso en sus obras; En la creación, su providencia y su revelación, revelan la verdad mas pura. Cuanto más estudiamos sobre la creación, más acorde están nuestras propias mentes finitas de la naturaleza y su excelencia superior.

Cada manifestación del poder creador es una expresión del amor infinito. La soberanía de Dios encierra plenitud de bendiciones para todos los seres creados...

Dios escribe con una pluma que nunca se borra, actúa con una mano que nunca falla. Bendito sea su nombre




Oremos

Oh Señor, al leer las lineas de este maravilloso salmo quisiera alabarte todos los días de mi vida.

Servirte con alegría no es algo que sea fácil, oh Dios. Algunos días son demasiado difíciles para estar dispuesto a servir, pero los lugares mas profundos de mi corazón anhelan servirte a ti con gusto en todo momento.

Por que Tú solo eres Dios. No puedo dejar de alabarte.

Ayúdame a recordar como me sacaste del hoyo profundo en el pasado y de las bendiciones que aun resuenan en el presente, que no soy más que una simple oveja en tu redil, totalmente dependiente de tus provisiones para mi vida.

Declaro que las puertas de la abundancia y la prosperidad están abiertas para mi. Te agradezco y te alabo por la gracia y la misericordia que has derramado en mi vida.

¡Gracias, Señor! mi Dios y Redentor por amarme y por ser paciente conmigo!

¡Gracias por ser fiel incluso cuando yo no lo soy!

Te alabo y te agradezco, oh Señor, por tu infinito amor y misericordia que me has dado y por estas palabras maravillosas del salmo 100.




 Sígueme en mis redes sociales:

Apóyame con tu voto:

- Todos los recursos de nuestro sitio fueron posibles gracias al apoyo financiero de personas como tú. Con tu donativo, contribuirás para seguir proclamando el mensaje de salvación: Donar

Licencia de Creative Commons
*Todos los derechos reservados. "Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales".

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 
Compartir es bendecir
Pin It

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado