Promesa de vivir rectamente

Salmo de David.

101 Misericordia y juicio cantaré;
    A ti cantaré yo, oh Jehová.

Entenderé el camino de la perfección
Cuando vengas a mí.
En la integridad de mi corazón andaré en medio de mi casa.

No pondré delante de mis ojos cosa injusta.
Aborrezco la obra de los que se desvían;
Ninguno de ellos se acercará a mí.

Corazón perverso se apartará de mí;
No conoceré al malvado.

Al que solapadamente infama a su prójimo, yo lo destruiré;
No sufriré al de ojos altaneros y de corazón vanidoso.

Mis ojos pondré en los fieles de la tierra, para que estén conmigo;
El que ande en el camino de la perfección, éste me servirá.

No habitará dentro de mi casa el que hace fraude;
El que habla mentiras no se afirmará delante de mis ojos.

De mañana destruiré a todos los impíos de la tierra,
Para exterminar de la ciudad de Jehová a todos los que hagan iniquidad.




El Salmo 101 es una buena oración para orar por los que están en el gobierno (y por aquellos en la oposición que los exigen rendir cuentas). Es una buena oración orar por todo tipo de líderes en nuestra sociedad. 

También es una buena oración para nosotros mismos en las responsabilidades que tenemos, ya sea en nuestra familia o en el trabajo o en la comunión del pueblo de Dios.




Padre Celestial, qué hermoso es despertar esta mañana con un cántico de alabanza y adoración en mi boca. Ayúdame a mantener este cántico durante el día, y ayúdanos a nosotros, tu Iglesia, a cantar hoy tu amor inquebrantable y tu justicia en la asamblea de los santos con un corazón alegre. Ayúdanos a hacerte música y regocíjate al hacerlo.

Padre, mientras canto tus alabanzas durante el día, mientras considero tu amor inquebrantable y tu justicia, te pido que me ayudes a reflexionar sobre el camino que nos has mostrado que debemos seguir. Ayúdame a considerar cómo amar la bondad, hacer justicia y caminar humildemente ante ti, Dios mío. Que esta sea la motivación más dura detrás de todo lo que hago.

Padre mío, ayúdame a caminar con integridad de corazón dentro de mi casa. Ayúdame a vivir este día, esta semana, esta vida, con integridad donde quiera que vaya, pero siempre comenzando dentro de las paredes de mi casa, dentro de mi habitación. Dios, es en nuestros hogares donde nos quitamos los zapatos y mostramos quiénes somos realmente. Ayúdame a ser fiel al Evangelio cuando nadie más me vea, cuando lavo los platos y leo un libro con mis hijos bajo las sábanas. Ayúdame a vivir con integridad en mi matrimonio, a honrar a mi Hombre y bendecirlo en todo momento. Ayúdame a amar a mi preciosa familia, aquellos con quienes comparto techo, aquellos con quienes comparto las comidas; Ayúdame también a amar al extraño y al extranjero; dame ojos para ver, oídos para oír, manos para hacer y pies para caminar.

Dios, ayúdanos a honrarte con nuestros ojos. Ayúdanos a no poner nuestros ojos ante nada que no valga la pena. Señor, que podamos elegir sabiamente esta semana qué libros leer, qué sitios web visitar. Señor, gracias, gracias porque nos has liberado de la esclavitud del pecado, ahora somos libres de no aferrarnos a los pecados de nuestro pasado. ¡Oh, qué gloriosa verdad es esta!

Esta semana pelearé muchas batallas, algunas grandes y otras pequeñas, pero oro para que en cada una en tu nombre sea vencedor. Que mi corazón se purifique como plata refinada en el horno. Ayúdame a vencer todos los deseos perversos de mi corazón que se levantan contra tu Santo Nombre. Ayúdame a luchar contra toda arrogancia. Señor, quiero ser pobre de espíritu, siempre dependiendo de ti. Algunas oraciones no son fáciles de decir, pero Dios, te ruego, mantenme humilde. Recuérdame siempre que el arrogante, el de mirada altiva no puede pararte ante ti.

Esta semana ayúdame, Señor, a elegir sabiamente a mi compañía, a mis amigos. Ayúdanos a mis hijos, mi Hombre, ayúdanos a todos a vivir con aquellos que aman la Verdad, que te son fieles, que honran tu Palabra y temen tu Nombre.

Mañana tras mañana lucharé contra mis enemigos en tu nombre, Jesús, y gracias a ti, me mantendré firme.

Te amo Señor, porque tú me amaste primero ...

amén




 

Sígueme en mis redes sociales:

Apóyame con tu voto:

- Todos los recursos de nuestro sitio fueron posibles gracias al apoyo financiero de personas como tú. Con tu donativo, contribuirás para seguir proclamando el mensaje de salvación: Donar

Licencia de Creative Commons
*Todos los derechos reservados. "Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales".

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 
Compartir es bendecir
Pin It

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado