Dios cuida de su pueblo

Aleluya.

111 Alabaré a Jehová con todo el corazón
    En la compañía y congregación de los rectos.

Grandes son las obras de Jehová,
Buscadas de todos los que las quieren.

Gloria y hermosura es su obra,
Y su justicia permanece para siempre.

Ha hecho memorables sus maravillas;
Clemente y misericordioso es Jehová.

Ha dado alimento a los que le temen;
Para siempre se acordará de su pacto.

El poder de sus obras manifestó a su pueblo,
Dándole la heredad de las naciones.

Las obras de sus manos son verdad y juicio;
Fieles son todos sus mandamientos,

Afirmados eternamente y para siempre,
Hechos en verdad y en rectitud.

Redención ha enviado a su pueblo;
Para siempre ha ordenado su pacto;
Santo y temible es su nombre.

10 El principio de la sabiduría es el temor de Jehová;
Buen entendimiento tienen todos los que practican sus mandamientos;
Su loor permanece para siempre.




A menudo recurro a un Salmo de la Biblia para apoyarme en mi tiempo de oración con Dios por la mañana. Asi encuentro el salmo más aplicable a mi vida en este momento. Algunos Salmos son súplicas bastante intensas para la liberación de Dios y el juicio de los "enemigos". Sinceramente me parece difícil relacionarme con estos Salmos, principalmente porque no estoy tan agobiado por la persecución de aquellos que quieren destruirme. Depronto viene a mi mente aquel versiculo que dice: Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo” (Efesios 6:11–12)

La Biblia nos advierte repetidamente que nuestros enemigos espirituales siempre están en guerra con nosotros, tratando de destruirnos (Efesios 6: 10-18; 1 Pedro 5: 8). Cuando olvidamos a nuestro verdadero enemigo, los Salmos de Liberación parecen perder su aplicabilidad para nosotros. Ignoramos a esos enemigos en nuestras oraciones a nuestro propio riesgo.

Luego están esos Salmos que simplemente alaban a Dios por sus promesas del Evangelio para nosotros como su pueblo. Son salmos poderosos para orar y meditar. Uno de esos salmos que he disfrutado esta semana es el salmo 111.




Padre amoroso, alabo tu glorioso nombre y oro para que aumentes mi sabiduría y entendimiento de todo lo que eres para mí, con cada día que pasa, porque deseo hacer tu voluntad en humilde obediencia a ti, porque solo tú eres digno, en Nombre de Jesús, oro, AMEN.




 

Sígueme en mis redes sociales:

Apóyame con tu voto:

- Todos los recursos de nuestro sitio fueron posibles gracias al apoyo financiero de personas como tú. Con tu donativo, contribuirás para seguir proclamando el mensaje de salvación: Donar

Licencia de Creative Commons
*Todos los derechos reservados. "Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales".

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 
Compartir es bendecir
Pin It

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado