Nun

105 Lámpara es a mis pies tu palabra,
    Y lumbrera a mi camino.

106 Juré y ratifiqué
Que guardaré tus justos juicios.

107 Afligido estoy en gran manera;
Vivifícame, oh Jehová, conforme a tu palabra.

108 Te ruego, oh Jehová, que te sean agradables los sacrificios voluntarios de mi boca,
Y me enseñes tus juicios.

109 Mi vida está de continuo en peligro,
Mas no me he olvidado de tu ley.

110 Me pusieron lazo los impíos,
Pero yo no me desvié de tus mandamientos.

111 Por heredad he tomado tus testimonios para siempre,
Porque son el gozo de mi corazón.

112 Mi corazón incliné a cumplir tus estatutos
De continuo, hasta el fin.




No sé ustedes, pero me asombran las variaciones de los temas a medida que leemos este Salmo. El Salmo 119 Vs 105-112 es otro ejemplo. Cuando pienso en estos versículos en su conjunto, me imagino a un soldado haciendo esta oración. Aunque está rodeado de situaciones de vida o muerte, ha hecho un juramento y lo ha confirmado de mantener las justas reglas de Dios. 

 

Es interesante notar que la oscuridad es una anomalía a la que nos enfrentamos aquí en la tierra. Para el cristiano, eso terminará cuando vayamos al cielo; para el no cristiano, esa oscuridad se extenderá por la eternidad. Dios nos ha dado Su palabra para iluminar los senderos oscuros para que, en cierto sentido, ya no tengamos que vivir en tinieblas también aquí en la tierra. Qué alentador es eso para un hombre o una mujer que enfrenta una batalla potencial en cualquier momento. 


Estoy severamente afligido, tengo mi vida en mi mano continuamente, y los malvados me han tendido una trampa son tres declaraciones hechas por este salmista que ciertamente se aplican a lo que un soldado enfrenta cada día que está en servicio activo. ¿Qué hace entonces para superar este momento? Le pide a Dios que le enseñe Sus reglas, que lo ayude a no olvidar esas reglas y que lo ayude a no desviarse de esas reglas. Este no es probablemente el primer lugar al que los soldados, o incluso nosotros mismos, recurrimos cuando los peligros de la vida nos abruman, ¡pero debería serlo! 


Es realmente lamentable que muchas veces no miremos primero a la Palabra de Dios. Y ahí está: el verdadero "secreto" de la vida cristiana. En la última sección del Salmo 119, la Palabra de Dios era tan dulce como la miel en su boca. Aquí en el Salmo 119 Nun, los testimonios de Dios son su herencia para siempre y traen alegría a su corazón. Por lo tanto, se propone inclinar su corazón para cumplir los estatutos de Dios para siempre. 





Ore para que, como leemos en el Salmo 119 Vs 105-112, Dios le dé tal seguridad en Su Palabra que produzca gozo en su corazón sin importar lo que le traigan las circunstancias del día. 




Te alabo, Señor y Padre Celestial, por Tu Palabra y las valiosas lecciones que contiene. Gracias por la protección que brinda y los tesoros que se esconden en su interior. Que Tu Palabra se convierta para mí en mi sustento diario y en mi sustento de vida, sabiendo que solo ella puede alejarme del maligno y permitirme vivir una vida que te agrade. Oro para que día a día me enseñes y me entrenes a través de Tu Palabra, para que no me extravíe. En el nombre de Jesús, AMEN.

 

- Todos los recursos de nuestro sitio fueron posibles gracias al apoyo financiero de personas como tú. Con tu donativo, contribuirás para seguir proclamando el mensaje de salvación. Si Dios te ha favorecido con mi labor y ha puesto en tu corazón apoyar este ministerio: Por favor Has Clic aquí y has tu donativo

Licencia de Creative Commons
*Todos los derechos reservados. "Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales".

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.enunciemos Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 
Compartir es bendecir
Pin It

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado