Plegaria pidiendo misericordia

Cántico gradual.

123 A ti alcé mis ojos,
    A ti que habitas en los cielos.

He aquí, como los ojos de los siervos miran a la mano de sus señores,
Y como los ojos de la sierva a la mano de su señora,
Así nuestros ojos miran a Jehová nuestro Dios,
Hasta que tenga misericordia de nosotros.

Ten misericordia de nosotros, oh Jehová, ten misericordia de nosotros,
Porque estamos muy hastiados de menosprecio.

Hastiada está nuestra alma
Del escarnio de los que están en holgura,
Y del menosprecio de los soberbios.




El Salmo 123 da un paso atrás con respecto al Salmo 122, pero todavía hay un progreso en general. En el Salmo 120, el salmista estaba rodeado de problemas y completamente solo; ahora puede enfrentar persecución, pero lo hace junto con el resto del pueblo de Dios. En el Salmo 121 alzó sus ojos a las colinas; ahora levanta los ojos al Señor. En el Salmo 122 visitamos "los tronos de la casa de David". Ahora alzamos nuestros ojos al trono de Dios en el cielo.

El Salmo 123 es un salmo breve pero poderoso. Una cosa que nos enseña es que las oraciones no siempre tienen que ser largas, sino simplemente sinceras. Dios no mira tanto la duración de nuestras oraciones como la sinceridad de nuestro corazón.

Pero lo principal que nos enseña este salmo es que debemos buscar misericordia en el Señor. No sé cuál es su visión de Dios esta mañana, pero permítame asegurarle que Dios es bueno, Dios es bondadoso, Dios es amoroso, Dios es misericordioso. Nuestro Dios es un Dios misericordioso, y da misericordia gratuitamente a quienes la buscan. (Lea el Salmo 123 y ore).




Querido Padre, a veces las presiones de la vida parecen abrumadoras. Gracias por no ignorarme. Necesito misericordia. Gracias porque Jesús murió y resucitó para que yo pudiera seguir recibiendo misericordia de ti. Por favor ayúdame a mantener mis ojos en ti. Ayúdame a estar ocupado contigo. Te sientas en el trono del universo. Todas las cosas son tuyas para hacer con ellas lo que quieras. Necesito misericordia, y tú tienes misericordia de sobra. De hecho, eres una fuente inagotable de misericordia. Con un simple movimiento de tu mano, podrías conceder misericordia. Y con un simple movimiento de la mano, algún día lo harás. Lo has prometido. Así que mientras tanto, ayúdame a mantener mi enfoque en Cristo, Aquel a través del cual toda tu misericordia fluye hacia mí. Gracias por la misericordia que ya me has dado para convertirme en tu hijo. Esperaré pacientemente la misericordia necesaria que necesito para seguir viviendo en la plenitud de lo que es ser tuyo. Y con confianza puedo creer esto por Jesús. Amén.




 

- Todos los recursos de nuestro sitio fueron posibles gracias al apoyo financiero de personas como tú. Con tu donativo, contribuirás para seguir proclamando el mensaje de salvación. Si Dios te ha favorecido con mi labor y ha puesto en tu corazón apoyar este ministerio: Por favor Has Clic aquí y has tu donativo

Licencia de Creative Commons
*Todos los derechos reservados. "Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales".

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.enunciemos Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 
Compartir es bendecir
Pin It

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado