Plegaria pidiendo ayuda en la aflicción

Al músico principal. Salmo de David.

13 ¿Hasta cuándo, Jehová? ¿Me olvidarás para siempre?
    ¿Hasta cuándo esconderás tu rostro de mí?

¿Hasta cuándo pondré consejos en mi alma,
Con tristezas en mi corazón cada día?
¿Hasta cuándo será enaltecido mi enemigo sobre mí?

Mira, respóndeme, oh Jehová Dios mío;
Alumbra mis ojos, para que no duerma de muerte;

Para que no diga mi enemigo: Lo vencí.
Mis enemigos se alegrarían, si yo resbalara.

Mas yo en tu misericordia he confiado;
Mi corazón se alegrará en tu salvación.

Cantaré a Jehová,
Porque me ha hecho bien.




 Este mundo está lleno de insertidumbre y miedo. En momentos de gran tristeza podemos sentir que el Señor no está cerca o que tal vez se ha olvidado. Nos sentimos abandonados y aislados porque estamos paralizados por la depresión y la ansiedad. Cuando nos sentimos así, ¿deberíamos simplemente ignorarlo?. Más bien, debemos seguir el patrón que David nos presenta en este salmo. Debemos expresar nuestro dolor ante el Señor. Dios sabe cómo pensamos y nos sentimos mejor de lo que nos conocemos a nosotros mismos. No hay emoción que puedas expresarle con palabras que no conozca.

Aunque Dios puede guardar silencio sobre cuánto tiempo debemos soportar nuestro dolor, podemos confiar en que, en nuestro lamento, Dios nos da una confianza sobrenatural en aquellos que se presentan ante él confiados. Y aunque clamemos en nuestra agonía: "¿Hasta cuándo, oh SEÑOR?", Debemos recordar las palabras de nuestro Señor Jesucristo: "He aquí, vengo pronto". (Apocalipsis 22: 7)




Padre celestial, considera nuestro clamor y respóndenos, Señor Dios nuestro.
Brinda protección a todos los que viven con miedo.
Da fuerzas para aguantar las injusticias que no dependen de nosotros en esta vida. 
Brinda orientación a quienes toman decisiones importantes sobre el evangelio.
Da compasión y paz a los corazones turbados​.

Confiamos en tu amor inquebrantable,
nuestros corazones se regocijarán en tu salvación,
mientras participamos en la restauración de tu reino orando,
actuando y dando generosamente
con todos aquellos que preparan
lo que la violencia, el huracán, el terremoto y la inundación están destruyendo.

¿Hasta cuándo, oh Señor,
te llevaremos nuestras oraciones de lamento?

Seńor; En Ti confío y te agradezco que no hay circunstancias de la vida que no conozcas y que en todo soy más que un vencedor, por Cristo, que me amó y se entregó a sí mismo por mí. Que me regocije en el Señor en todo momento y en todo, con oración y súplica, con acción de gracias, darte a conocer mi petición, porque he confiado en tu bondad amorosa y mi Salvador.

Padre amado, perdóname por las veces en que me olvido de tu bondad hacia mí. Tu bondad es inmerecida y tu misericordia incalculable. abre mis ojos para ver cuánta bendición y gracia has derramado sobre mí, para actuar en consecuencia. En el nombre de Jesus. Amén.




 

Sígueme en mis redes sociales:

¿Te encanta este devocional?
Por favor Has Clic aquí y vota:

- Si Dios te ha favorecido con mi labor y ha puesto en tu corazón apoyar este ministerio: Clic para Donar

Licencia de Creative Commons
*Todos los derechos reservados. "Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales".

 

Compartir es bendecir
Pin It

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado