Plegaria pidiendo protección contra los opresores

Oración de David.

17 Oye, oh Jehová, una causa justa; está atento a mi clamor.
    Escucha mi oración hecha de labios sin engaño.

De tu presencia proceda mi vindicación;
Vean tus ojos la rectitud.

Tú has probado mi corazón, me has visitado de noche;
Me has puesto a prueba, y nada inicuo hallaste;
He resuelto que mi boca no haga transgresión.

En cuanto a las obras humanas, por la palabra de tus labios
Yo me he guardado de las sendas de los violentos.

Sustenta mis pasos en tus caminos,
Para que mis pies no resbalen.

Yo te he invocado, por cuanto tú me  oirás, oh Dios;
Inclina a mí tu oído, escucha mi palabra.

Muestra tus maravillosas misericordias, tú que salvas a los que se refugian a tu diestra,
De los que se levantan contra ellos.

Guárdame como a la niña de tus ojos;
Escóndeme bajo la sombra de tus alas,

De la vista de los malos que me oprimen,
De mis enemigos que buscan mi vida.

10 Envueltos están con su grosura;
Con su boca hablan arrogantemente.

11 Han cercado ahora nuestros pasos;
Tienen puestos sus ojos para echarnos por tierra.

12 Son como león que desea hacer presa,
Y como leoncillo que está en su escondite.

13 Levántate, oh Jehová;
Sal a su encuentro, póstrales;
Libra mi alma de los malos con tu espada,

14 De los hombres con tu mano, oh Jehová,
De los hombres mundanos, cuya porción la tienen en esta vida,
Y cuyo vientre está lleno de tu tesoro.
Sacian a sus hijos,
Y aun sobra para sus pequeñuelos.

15 En cuanto a mí, veré tu rostro en justicia;
Estaré satisfecho cuando despierte a tu semejanza.




 ¿Alguna vez te has sentido tan frustrado y herido que todo lo que puedes hacer es orar? El Salmo 17 es una oración de lamento del Rey David. David está siendo atacado injustamente por otro individuo y clama a Dios con esperanza. ¿Cómo deben responder los cristianos cuando se nos critica injustamente o se nos acusa de hacer mal? Bueno, al ver el salmo 17, la oración de David nos ayudará a aprender a orar en tales situaciones.




Te busco oh Dios mío, porque tú me responderás; vuelve tu oído y escucha mi oración. Muéstrame las maravillas de tu gran amor,  tú que salvas con tu diestra a  los que en ti se refugian de sus enemigos. Guárdame como a la niña de tus ojos; escóndeme a la sombra de tus alas ”. Salmo 17: 6-8

Señor, te invoco, sé y confío en que me responderás. Muéstrame las maravillas de Tu gran y misericordia. Me has salvado y en Ti encuentro refugio. Guárdame como a la niña de tus ojos. Escóndeme a la sombra de Tus alas ...




Estar escondido en el amor inquebrantable de nuestro Padre celestial es algo hermoso. Estar escondidos, protegidos, provistos y cubiertos por Su amor nos da seguridad, paz y contentamiento.

Piensa en las cosas que ocultamos a los demás ... nuestra vergüenza, nuestras faltas, los pecados ocultos, los celos, el orgullo.

Sin embargo, con Dios ... es algo hermoso y maravilloso estar escondido. Ve la vergüenza, las faltas, los pecados, los celos y el orgullo. Y nos acerca, nos cubre con sus alas y sana nuestros corazones. Estar escondido en Cristo trae sanidad. Estar escondido en Cristo significa que nuestros enemigos no pueden tocarnos. Nuestra salvación, nuestra esperanza y nuestro gozo están seguros. Estamos cubiertos. Cubierto de amor. Sanado por el amor.




 

 

Sígueme en mis redes sociales:

¿Te encanta este devocional?
Por favor Has Clic aquí y vota:

- Si Dios te ha favorecido con mi labor y ha puesto en tu corazón apoyar este ministerio: Clic para Donar

Licencia de Creative Commons
*Todos los derechos reservados. "Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales".

 

Compartir es bendecir
Pin It

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado