Plegaria pidiendo ayuda, y alabanza por la respuesta

Salmo de David.

28 A ti clamaré, oh Jehová.
    Roca mía, no te desentiendas de mí,
    Para que no sea yo, dejándome tú,
    Semejante a los que descienden al sepulcro.

Oye la voz de mis ruegos cuando clamo a ti,
Cuando alzo mis manos hacia tu santo templo.

No me arrebates juntamente con los malos,
Y con los que hacen iniquidad,
Los cuales hablan paz con sus prójimos,
Pero la maldad está en su corazón.

Dales conforme a su obra, y conforme a la perversidad de sus hechos;
Dales su merecido conforme a la obra de sus manos.

Por cuanto no atendieron a los hechos de Jehová,
Ni a la obra de sus manos,
El los derribará, y no los edificará.

Bendito sea Jehová,
Que oyó la voz de mis ruegos.

Jehová es mi fortaleza y mi escudo;
En él confió mi corazón, y fui ayudado,
Por lo que se gozó mi corazón,
Y con mi cántico le alabaré.

Jehová es la fortaleza de su pueblo,
Y el refugio salvador de su ungido.

Salva a tu pueblo, y bendice a tu heredad;
Y pastoréales y susténtales para siempre.




 

Querido Padre Celestial, qué consuelo y gozo obtienen todos Tus hijos de Tu preciosa Palabra, y te agradezco que Tú eres mi fuerza y ​​mi Escudo. Mi corazón confía en ti, y te alabo y te agradezco por la ayuda y el consuelo que recibí mediante la fe en Cristo Jesús mi Salvador. Gracias porque tu oído está siempre abierto a los clamores de tu pueblo. Ayúdame a llevar cautivo cada pensamiento a Cristo, cuando surjan circunstancias que de otra manera me abrumarían y me causarían temor. El gozo del Señor es mi fuerza, por eso mi corazón se regocija en agradecimiento y alabanza eterna.

 

Me doy cuenta de que te necesito en las batallas de la vida. Ayúdame Padre a depender de ti.

Mientras corro hacia ti, mantenme alejado de las manos del maligno.

Ayúdame a depositar mi confianza en ti, no reprimirme porque realmente no tengo opciones.

Gracias por todo lo que continúas haciendo por mí, ayúdame Señor.

Que la alabanza nunca se aparte de mi boca . Déjame vivir en un gozo inefable en el poderoso nombre de Jesús. amén




 

Muchas veces en nuestra vida, nuestra fe se pone a prueba en el área de la oración. Cuando surgen los desafíos y las dificultades de la vida, ¿tenemos siquiera la fe para orar? ¿A Dios siquiera le importa lo que estamos pasando? ¿Responderá a nuestros gritos de ayuda? Nuestra fe se estira aún más cuando parece que no estamos recibiendo ninguna respuesta de Dios.

 

Es maravilloso saber que nunca tenemos que caminar solos por la vida en ningún momento. Dios está aquí con nosotros en cada paso del camino. Esto no se basa en cómo nos sentimos en un momento dado, sino en nuestras convicciones espirituales personales de quién es Dios y quiénes somos nosotros en relación con Él. David termina este salmo con una hermosa imagen con la que estaba bastante familiarizado. Dios cuida de su pueblo como un pastor cuida con ternura y provee a su rebaño. De hecho, incluso hay ocasiones en las que el pastor toma en brazos a una oveja en particular y la lleva.

Descansa en los brazos infalibles de Dios todopoderoso y deja que Él te lleve hoy.

Para su gloria,




 

 

Sígueme en mis redes sociales:

¿Te encanta este devocional?
Por favor Has Clic aquí y vota:

- Si Dios te ha favorecido con mi labor y ha puesto en tu corazón apoyar este ministerio: Clic para Donar

Licencia de Creative Commons
*Todos los derechos reservados. "Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales".

 
Compartir es bendecir
Pin It

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado