Oración de un penitente

Salmo de David, para recordar.

38 Jehová, no me reprendas en tu furor,
    Ni me castigues en tu ira.

Porque tus saetas cayeron sobre mí,
Y sobre mí ha descendido tu mano.

Nada hay sano en mi carne, a causa de tu ira;
Ni hay paz en mis huesos, a causa de mi pecado.

Porque mis iniquidades se han agravado sobre mi cabeza;
Como carga pesada se han agravado sobre mí.

Hieden y supuran mis llagas,
A causa de mi locura.

Estoy encorvado, estoy humillado en gran manera,
Ando enlutado todo el día.

Porque mis lomos están llenos de ardor,
Y nada hay sano en mi carne.

Estoy debilitado y molido en gran manera;
Gimo a causa de la conmoción de mi corazón.

Señor, delante de ti están todos mis deseos,
Y mi suspiro no te es oculto.

10 Mi corazón está acongojado, me ha dejado mi vigor,
Y aun la luz de mis ojos me falta ya.

11 Mis amigos y mis compañeros se mantienen lejos de mi plaga,
Y mis cercanos se han alejado.

12 Los que buscan mi vida arman lazos,
Y los que procuran mi mal hablan iniquidades,
Y meditan fraudes todo el día.

13 Mas yo, como si fuera sordo, no oigo;
Y soy como mudo que no abre la boca.

14 Soy, pues, como un hombre que no oye,
Y en cuya boca no hay reprensiones.

15 Porque en ti, oh Jehová, he esperado;
Tú responderás, Jehová Dios mío.

16 Dije: No se alegren de mí;
Cuando mi pie resbale, no se engrandezcan sobre mí.

17 Pero yo estoy a punto de caer,
Y mi dolor está delante de mí continuamente.

18 Por tanto, confesaré mi maldad,
Y me contristaré por mi pecado.

19 Porque mis enemigos están vivos y fuertes,
Y se han aumentado los que me aborrecen sin causa.

20 Los que pagan mal por bien
Me son contrarios, por seguir yo lo bueno.

21 No me desampares, oh Jehová;
Dios mío, no te alejes de mí.

22 Apresúrate a ayudarme,
Oh Señor, mi salvación.




 

Amado Señor, confieso que hay mucha tristeza e ira en mi corazón, y vengo a Ti sabiendo que no hay nada que pueda hacer para librarme de esta asfixiante discapacidad en mi vida.

Examíname dentro del Señor, y descubre todo lo que no te agrada. Ayúdame a encontrar un cierre a la ira profundamente arraigada que parece tener sus raíces en una falta de perdón.

Perdóname Señor, por el dolor que he causado, porque sé que mi ira ha herido a tanta gente. Sin embargo, me doy cuenta de que mi pecado de ira está dirigido contra ti y es solo contra ti que he pecado de esta manera.

Además, oro para que crees en mí un corazón perdonador hacia todos aquellos que me han lastimado tan profundamente. Y sabiendo que el Señor Jesús me perdonó tantos pecados, confieso que yo también debo perdonar a los demás, así como Dios, por amor de Cristo, me perdonó todos mis pecados.

Gracias porque en ti tengo la victoria contra todo mi pecado, incluida mi ira, porque en Cristo el poder del pecado se ha roto en mi vida porque confío en su nombre.

Gracias Señor. Confío en que quitarás todo lo negativo de mí y me llenarás con tu perfecta paz, porque has prometido mantener en perfecta paz a todos aquellos cuya mente permanezca en ti.




Devoción

Aunque Jesús se ocupó de nuestros pecados de una vez por todas en la cruz, todavía vivimos en un mundo caído y experimentamos los resultados de su maldición. En el Salmo 38, David se lamenta por su pecado. Siente que su enfermedad, dolor y tormento son el resultado directo de su pecado contra Dios.

Cuando David experimenta las profundidades de la desesperación debido a su pecado, clama a Dios, expresando su anhelo de estar cerca de Dios. Durante sus momentos más oscuros, confiesa su pecado e iniquidad ante Dios, y le recuerda a Dios (ya sí mismo) el amor inquebrantable de Dios y su capacidad para salvar. Cuando somos convencidos por nuestro pecado, también podemos recordar que, aunque tropecemos, nuestro Dios perdona y sigue siendo nuestro fundamento firme; Él nunca nos dejará ni nos desamparará.

La gran pregunta

El pecado no confesado en nuestras vidas puede consumirnos. ¿Hay algún pecado que necesites confesarle a Jesús hoy para poder experimentar su perdón y estar libre de culpa?

Concluya en oración y silencio reflexionando sobre lo aprendido.




 

 

 

Sígueme en mis redes sociales:

¿Te encanta este devocional?
Por favor Has Clic aquí y vota:

- Si Dios te ha favorecido con mi labor y ha puesto en tu corazón apoyar este ministerio: Clic para Donar

Licencia de Creative Commons
*Todos los derechos reservados. "Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales".

 
Compartir es bendecir
Pin It

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado