Plegaria pidiendo protección

Al músico principal; sobre Nehilot. Salmo de David.

Escucha, oh Jehová, mis palabras;
    Considera mi gemir.

Está atento a la voz de mi clamor, Rey mío y Dios mío,
Porque a ti oraré.

Oh Jehová, de mañana oirás mi voz;
De mañana me presentaré delante de ti, y esperaré.

Porque tú no eres un Dios que se complace en la maldad;
El malo no habitará junto a ti.

Los insensatos no estarán delante de tus ojos;
Aborreces a todos los que hacen iniquidad.

Destruirás a los que hablan mentira;
Al hombre sanguinario y engañador abominará Jehová.

Mas yo por la abundancia de tu misericordia entraré en tu casa;
Adoraré hacia tu santo templo en tu temor.

Guíame, Jehová, en tu justicia, a causa de mis enemigos;
Endereza delante de mí tu camino.

Porque en la boca de ellos no hay sinceridad;
Sus entrañas son maldad,
Sepulcro abierto es su garganta,
Con su lengua hablan lisonjas.

10 Castígalos, oh Dios;
Caigan por sus mismos consejos;
Por la multitud de sus transgresiones échalos fuera,
Porque se rebelaron contra ti.

11 Pero alégrense todos los que en ti confían;
Den voces de júbilo para siempre, porque tú los defiendes;
En ti se regocijen los que aman tu nombre.

12 Porque tú, oh Jehová, bendecirás al justo;
Como con un escudo lo rodearás de tu favor.

 




 

Padre, gracias por este salmo maravilloso, en donde el salmista clama a ti con gemidos indecibles, asi quiero yo en las horas de la mañana buscarte, por que se que siempre escuchas a aquellos que se dan tiempo para orar.

 

Tu eres mi escudo, mi fortaleza, me rodearas con tu favor, quiero actuar en consecuencia, quiero responder con sinceridad a tu llamado estando alerta, para no caer en la trampa de la falsa adulación que no me hace ningún bien. 

Muchos se revelaran contra ti y recojerán los frutos amargos de su propio destino, no quiero ser uno de ellos. 

Que tu alabanza esté siempre en mis labios y en mi corazón solo lo constriña el calor de tu presencia.

Gracias, por que Tu protección me tiene cubierto. Porque te amo, sin importar mis circunstancias. 

Ayúdame a vivir una vida apartada del mal, para Ti, para que siempre sienta Tu escudo de amor rodeándome.  

En el nombre de Jesús, amen.




 

Guiándote hacia tu próximo paso de fe

La misión del consejero espiritual es ayudarte a dar tu próximo paso de fe, escribiendo devociones que te desafíen e inspiren a caminar con Jesús. No tienes que ir rápido; tienes que seguir camino. Así que levántate y ponte en marcha. Bienvenido a bordo!

 

 




Sígueme en mis redes sociales:

¿Te encanta este devocional?
Por favor Has Clic aquí y vota:

- Si Dios te ha favorecido con mi labor y ha puesto en tu corazón apoyar este ministerio: Clic para Donar

Licencia de Creative Commons
*Todos los derechos reservados. "Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales".

 
Compartir es bendecir
Pin It

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado