Jesucristo nuestro Señor es conocido como el "Médico Divino". Así como sanó a muchas personas durante sus 3 años de ministerio en la tierra, continúa sanando a millones de personas en la actualidad. Una de las prácticas más poderosas que tenemos (para invocar el poder del Señor) es recitar la Palabra de Dios en oración. 

 

51 Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia;
Conforme a la multitud de tus piedades borra mis rebeliones.

Lávame más y más de mi maldad,
Y límpiame de mi pecado.

Porque yo reconozco mis rebeliones,
Y mi pecado está siempre delante de mí.

Contra ti, contra ti solo he pecado,
Y he hecho lo malo delante de tus ojos;
Para que seas reconocido justo en tu palabra,
Y tenido por puro en tu juicio.

He aquí, en maldad he sido formado,
Y en pecado me concibió mi madre.

He aquí, tú amas la verdad en lo íntimo,
Y en lo secreto me has hecho comprender sabiduría.

Purifícame con hisopo, y seré limpio;
Lávame, y seré más blanco que la nieve.

Hazme oír gozo y alegría,
Y se recrearán los huesos que has abatido.

Esconde tu rostro de mis pecados,
Y borra todas mis maldades.

10 Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio,
Y renueva un espíritu recto dentro de mí.

11 No me eches de delante de ti,
Y no quites de mí tu santo Espíritu.

12 Vuélveme el gozo de tu salvación,
Y espíritu noble me sustente.

13 Entonces enseñaré a los transgresores tus caminos,
Y los pecadores se convertirán a ti.

14 Líbrame de homicidios, oh Dios, Dios de mi salvación;
Cantará mi lengua tu justicia.

15 Señor, abre mis labios,
Y publicará mi boca tu alabanza.

16 Porque no quieres sacrificio, que yo lo daría;
No quieres holocausto.

17 Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado;
Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios.

18 Haz bien con tu benevolencia a Sion;
Edifica los muros de Jerusalén.

19 Entonces te agradarán los sacrificios de justicia,
El holocausto u ofrenda del todo quemada;
Entonces ofrecerán becerros sobre tu altar.





¡Qué regalo es ser perdonado!

Oh Señor, vengo ante ti como lo hizo David hace tantos años. Vengo admitiendo libremente mis pecados. Vengo humildemente, reconociendo que mis ofensas han sido una afrenta a tu santidad, tu justicia y tu amor. ¡Ten piedad de mí, Señor!

Oh Dios, me has mostrado cómo mis pensamientos, palabras y acciones me han alejado de tu gracia y tu protección. Puedo ver cómo las consecuencias de mis pecados han afectado mi relación contig. Señor, en tu amorosa compasión, borra mis transgresiones. ¡Lávame de mi iniquidad y límpiame de mis pecados!

Padre, por la fe en ti y por confiar en la muerte y resurrección de tu Hijo, creo que he sido redimido. Creo que puedes arrojar mis pecados de mí tan lejos como está el este del oeste. Lleno de confianza, no en mí mismo, sino en tu poder y misericordia, confieso mi pecado y te pido que me perdones. Señor, sé que puedo experimentar no solo el perdón, sino también la curación y la restauración. Y entonces vengo a ti, Padre, esperando recibir tu gracia para comenzar de nuevo. ¡Gracias Señor!

Padre, las palabras por sí solas no pueden describir lo que es volver a ti y sentir tu abrazo una vez más. Prometiste por medio de tu profeta que aunque mis pecados son rojos como la escarlata, pueden hacerse blancos como la nieve (Isaías 1:18). ¿Cómo puede alguien expresar plenamente lo que se siente al estar tan limpio?

A veces pienso que ser perdonado es como que me quiten una gran carga de la espalda, lo que me permite volver a enderezarme. Otras veces siento como si me quitaran el peso del pecho para poder respirar libremente una vez más. Y cada vez, siento un maravilloso fortalecimiento a través de tu gracia, Señor, que me permite decir "no" a la tentación. ¡Gracias, Padre, por la alegría que esto trae!

¡Padre, tu amor y tu misericordia son interminables!




 

Sígueme en mis redes sociales:

Apóyame con tu voto:

- Todos los recursos de nuestro sitio fueron posibles gracias al apoyo financiero de personas como usted. Con su donativo, contribuirá para seguir proclamando el mensaje con contenido bíblico de alta calidad. Donar

Licencia de Creative Commons
*Todos los derechos reservados. "Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales".

 
Compartir es bendecir
Pin It

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado