Confianza en la protección de Dios

Al músico principal; sobre Neginot. Salmo de David.

61 Oye, oh Dios, mi clamor;
    A mi oración atiende.

Desde el cabo de la tierra clamaré a ti, cuando mi corazón desmayare.
Llévame a la roca que es más alta que yo,

Porque tú has sido mi refugio,
Y torre fuerte delante del enemigo.

Yo habitaré en tu tabernáculo para siempre;
Estaré seguro bajo la cubierta de tus alas. Selah

Porque tú, oh Dios, has oído mis votos;
Me has dado la heredad de los que temen tu nombre.

Días sobre días añadirás al rey;
Sus años serán como generación y generación.

Estará para siempre delante de Dios;
Prepara misericordia y verdad para que lo conserven.

Así cantaré tu nombre para siempre,
Pagando mis votos cada día.




Apliquemos los dos primeros versículos de este Salmo a nuestra vida espiritual. Tal vez estés caminando bajo un sol abrasador y por un desierto que ha hecho que quieras abandonar. ¿Sientes que no podrá seguir adelante a menos que encuentres algo que te saque de aquel lugar? Hay una Roca que te dará sombra y refugio ... Pienso en un refugio como algo que me protege de una tormenta, incluidas las tormentas de estrés y pérdida que nos afectan a todos. También pienso en una torre fuerte como una estructura construida para protegerme de los enemigos que vienen contra mí.

¿Dónde puedo encontrar esta Roca de Salvación, este Refugio en tiempos de tormenta, esta Poderosa Fortaleza? David testifica que está en el Tabernáculo, morando en la presencia de Dios. ¿Es este refugio para mí? Es para cualquiera que acepte la sangre de Cristo, rociada sobre el propiciatorio, bajo la sombra de las alas de los querubines en el Santuario.

Demos gracias a Dios que tenemos un sumo sacerdote "Jesucristo" ministrando el santuario celestial, y por medio del cual tenemos acceso al trono de la gracia.




Oh Señor, nuestro Padre Celestial, gracias por escuchar los clamores de Tus hijos y porque Tus oídos están siempre abiertos a las súplicas, peticiones y oraciones de aquellos que reverencian Tu nombre, reconocen Tus perfecciones y Te alaban por Tu bondad y gracia. . Que nosotros, que somos llamados por Tu nombre, te adoremos y admiramos en nuestra vida diaria, y te sirvamos en todas las circunstancias de la vida, en espíritu y en verdad. En el nombre de Jesucristo nuestro Señor, AMEN.




 

 

Sígueme en mis redes sociales:

Apóyame con tu voto:

- Todos los recursos de nuestro sitio fueron posibles gracias al apoyo financiero de personas como usted. Con su donativo, contribuirá para seguir proclamando el mensaje con contenido bíblico de alta calidad. Donar

Licencia de Creative Commons
*Todos los derechos reservados. "Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales".

 
Compartir es bendecir
Pin It

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado