Apelación a Dios en contra del enemigo

Masquil de Asaf.

74 ¿Por qué, oh Dios, nos has desechado para siempre?
    ¿Por qué se ha encendido tu furor contra las ovejas de tu prado?

Acuérdate de tu congregación, la que adquiriste desde tiempos antiguos,
La que redimiste para hacerla la tribu de tu herencia;
Este monte de Sion, donde has habitado.

Dirige tus pasos a los asolamientos eternos,
A todo el mal que el enemigo ha hecho en el santuario.

Tus enemigos vociferan en medio de tus asambleas;
Han puesto sus divisas por señales.

Se parecen a los que levantan
El hacha en medio de tupido bosque.

Y ahora con hachas y martillos
Han quebrado todas sus entalladuras.

Han puesto a fuego tu santuario,
Han profanado el tabernáculo de tu nombre, echándolo a tierra.

Dijeron en su corazón: Destruyámoslos de una vez;
Han quemado todas las sinagogas de Dios en la tierra.

No vemos ya nuestras señales;
No hay más profeta,
Ni entre nosotros hay quien sepa hasta cuándo.

10 ¿Hasta cuándo, oh Dios, nos afrentará el angustiador?
¿Ha de blasfemar el enemigo perpetuamente tu nombre?

11 ¿Por qué retraes tu mano?
¿Por qué escondes tu diestra en tu seno?

12 Pero Dios es mi rey desde tiempo antiguo;
El que obra salvación en medio de la tierra.

13 Dividiste el mar con tu poder;
Quebrantaste cabezas de monstruos en las aguas.

14 Magullaste las cabezas del leviatán,
Y lo diste por comida a los moradores del desierto.

15 Abriste la fuente y el río;
Secaste ríos impetuosos.

16 Tuyo es el día, tuya también es la noche;
Tú estableciste la luna y el sol.

17 Tú fijaste todos los términos de la tierra;
El verano y el invierno tú los formaste.

18 Acuérdate de esto: que el enemigo ha afrentado a Jehová,
Y pueblo insensato ha blasfemado tu nombre.

19 No entregues a las fieras el alma de tu tórtola,
Y no olvides para siempre la congregación de tus afligidos.

20 Mira al pacto,
Porque los lugares tenebrosos de la tierra están llenos de habitaciones de violencia.

21 No vuelva avergonzado el abatido;
El afligido y el menesteroso alabarán tu nombre.

22 Levántate, oh Dios, aboga tu causa;
Acuérdate de cómo el insensato te injuria cada día.

23 No olvides las voces de tus enemigos;
El alboroto de los que se levantan contra ti sube continuamente.




En el 586 a. C., la nación de Israel experimentó uno de los eventos más devastadores de su historia como nación. Debido a su pecado y su rebelión, Dios permitió que los babilonios, bajo el gobierno del rey Nabucodonosor, tomaran la ciudad capital de Jerusalén. Derribaron las murallas, devastaron la ciudad, destruyeron el templo y luego lo quemaron ( 2 Reyes 25: 8-15 ).

Es difícil expresar con palabras lo importante que fue esta pérdida para la nación de Israel. Jerusalén era la ciudad de Dios. El Templo fue construido como la morada de la presencia de Dios. Eran un pueblo que había comenzado como esclavos en Egipto y que ahora era una nación fuerte con una capital y la presencia de Dios morando en medio de ellos. Y entonces ya no estaba.

Esta ciudad en ruinas es el escenario del Salmo 74. Es el Salmo del Lamento. El salmista clama a Dios y le ruega que recuerde a su pueblo. Pero si bien se llama con razón un lamento, también es un salmo que muestra una gran confianza en Dios. Dios siempre ha sido fiel en el pasado y ahora el salmista le pide que vuelva a ser fiel en el presente.

Una oración modelo

De varias maneras, el Salmo 74 puede considerarse un modelo de oración. La realidad es que muchos de nosotros nos encontraremos a veces en nuestras vidas "parados en medio de las ruinas". Puede ser una consecuencia del pecado o simplemente los efectos de vivir en un mundo caído, pero la mayoría de nosotros tendremos momentos en los que sentimos que el mundo se ha puesto patas arriba. Incluso podemos sentir que Dios se ha olvidado . El Salmo 74 es una guía útil sobre cómo se debe orar en tiempos como estos.




Señor, ten piedad de nosotros, Cristo, ten piedad de nosotros, Espíritu santo, ten piedad de nosotros, “toma nuestras mentes y corazones para que vivas y reines en mi, toma mis labios y habla a través de ellos, toma mi corazón y enciéndelo con la llama de la fe; por amor de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, Amén.

 

Padre Celestial, aunque otros se burlen de ti, te honraremos y alabaremos por siempre. Aunque otros difamen tu nombre ante las naciones, glorificaremos tu nombre sobre toda la tierra. Aunque otros puedan perseguir a los que te aman, demostraremos nuestro amor por ti a diario y confiaremos en tu fidelidad. Aunque otros puedan quejarse, te agradeceremos por las muchas bendiciones que recibimos de ti. Te damos gracias, Padre, porque podemos adorarte con los que te aman y los unos a los otros, mientras oramos en el nombre de Jesucristo: “Padre nuestro. . . "




 

Sígueme en mis redes sociales:

Apóyame con tu voto:

- Todos los recursos de nuestro sitio fueron posibles gracias al apoyo financiero de personas como usted. Con su donativo, contribuirá para seguir proclamando el mensaje con contenido bíblico de alta calidad. Donar

Licencia de Creative Commons
*Todos los derechos reservados. "Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales".

 
Compartir es bendecir
Pin It

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado