88 Oh Jehová, Dios de mi salvación,
Día y noche clamo delante de ti.

Llegue mi oración a tu presencia;
Inclina tu oído a mi clamor.

Porque mi alma está hastiada de males,
Y mi vida cercana al Seol.

Soy contado entre los que descienden al sepulcro;
Soy como hombre sin fuerza,

Abandonado entre los muertos,
Como los pasados a espada que yacen en el sepulcro,
De quienes no te acuerdas ya,
Y que fueron arrebatados de tu mano.

Me has puesto en el hoyo profundo,
En tinieblas, en lugares profundos.

Sobre mí reposa tu ira,
Y me has afligido con todas tus ondas. Selah

Has alejado de mí mis conocidos;
Me has puesto por abominación a ellos;
Encerrado estoy, y no puedo salir.

Mis ojos enfermaron a causa de mi aflicción;
Te he llamado, oh Jehová, cada día;
He extendido a ti mis manos.

10 ¿Manifestarás tus maravillas a los muertos?
¿Se levantarán los muertos para alabarte? Selah

11 ¿Será contada en el sepulcro tu misericordia,
O tu verdad en el Abadón?

12 ¿Serán reconocidas en las tinieblas tus maravillas,
Y tu justicia en la tierra del olvido?

13 Mas yo a ti he clamado, oh Jehová,
Y de mañana mi oración se presentará delante de ti.

14 ¿Por qué, oh Jehová, desechas mi alma?
¿Por qué escondes de mí tu rostro?

15 Yo estoy afligido y menesteroso;
Desde la juventud he llevado tus terrores, he estado medroso.

16 Sobre mí han pasado tus iras,
Y me oprimen tus terrores.

17 Me han rodeado como aguas continuamente;
A una me han cercado.

18 Has alejado de mí al amigo y al compañero,
Y a mis conocidos has puesto en tinieblas.




 Todos tenemos momentos en los que no nos sentimos agradecidos. Tal vez estemos agotados, desapegados, desesperados. Quizás sintamos a Dios lejos. ¿Que hacer entonces?

 

El Salmo 88 es quizás el himno más triste de la fe cristiana. Ninguna selección en los salmos nos lleva más profundamente a las oscuras habitaciones del corazón, exponiendo dudas sin adornos, dolor, depresión y ansiedad. En claro contraste con otros salmistas, el autor del Salmo 88 no ofrece ningún indicio de acción de gracias, alabanza o esperanza para el futuro (incluso los otros salmos de lamento reflejan algún rayo de esperanza de que las oraciones sean respondidas). Entonces, ¿por qué se incluyó en el Salterio? ¿Qué conocimientos ofrece para nuestro mundo moderno, donde parece que tenemos todas las respuestas? 

Luego de mi visitar el pozo de la desesperación, ahora leo el Salmo 88 con mayor alegría que nunca. Todavía me regocijo de poder venir al Padre y expresar mis dolores, sin importar cuán fuertes sean. Todavía me dirijo a él y le pido ayuda y rescate, confiando en él como mi salvación. Pero también me regocijo al saber que mi Salvador soportó mayores tinieblas, la ira de Dios por el pecado, por mí.

Cuando parece que estoy atrapado en un pozo de desesperación, recuerdo a Jesús y los extremos que tuvo que pasar para mi redención. Fue a lugares oscuros a los que nunca tendré que ir. Y por eso me alegro.

Pero también como toda la Escritura, Jesús cumple el Salmo 88. Como nos dice Lucas 24:27, cuando Jesús caminaba por el camino a Emaús con algunos de los discípulos después de su resurrección, “Y comenzando con Moisés y todos los profetas, interpretó a ellos en todas las Escrituras lo concerniente a él. " En el Salmo 88, escuchamos a Jesús con sus amigos en el Huerto antes de su arresto repitiendo al salmista: “Porque mi alma está llena de angustias, y mi vida se acerca al Seol” (v. 3). Jesús entró en la oscuridad en nuestro nombre. La noche que pasó en el Getsemaní fue solo el comienzo de todo lo que soportaría por nosotros. Sintió todo el peso de la ira de Dios en la cruz en nuestro lugar. “Tu ira pesa sobre mí, y me abrumas con todas tus olas” (Salmo 88: 7). Él también fue abandonado por sus amigos más cercanos (v.8). Cristo asumió en si mismo la maldición de la muerte.

 




Señor, ten piedad de nosotros, “toma nuestras mentes y piensa en ellas, toma nuestros labios y habla a través de ellos, toma nuestros corazones y aviva nuestra esperanza, que el amor domine por completo nuestras vidas; por amor de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, Amén.




 

Sígueme en mis redes sociales:

Apóyame con tu voto:

- Todos los recursos de nuestro sitio fueron posibles gracias al apoyo financiero de personas como usted. Con su donativo, contribuirá para seguir proclamando el mensaje con contenido bíblico de alta calidad. Donar

Licencia de Creative Commons
*Todos los derechos reservados. "Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales".

 
Compartir es bendecir
Pin It

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado