¿Qué es la espiritualidad?

 

La espiritualidad es la aprobación total de la vida, la aprobación completa, la afirmación sostenida de la existencia.

Espiritualidad es relación de amor constante con Dios


Espiritualidad es vivir en el amor sincero a sí mismo, a Dios ya los demás. Es la conciencia que despierta para amar en el aquí y el ahora de un modo incondicional sin los delirios del Ego. Espiritualidad es derribar todos los muros y sentirse uno con todo y con todos los seres. Espiritualidad es trascender, conectarse con el infinito y no perderse en lo aparente, es vivir libre de apegos.

Hay espiritualidad donde brillan la compasión, la entrega generosa, la tolerancia y la paz interior. Una persona espiritual se abstiene de juzgar, discriminar, manipular, odiar o maltratar. Espiritualidad es la conciencia de Dios en ti, es amor puro, es el Reino de Dios en tu alma y en tu vida.

La mejor decisión que puedes tomar en tu vida es darles prioridad a los asuntos del espíritu. Cuando eres espiritual también valoras lo material pero no te identificas con nada externo. Elige internarte en los caminos del alma con la meditación, con la oración y con el amor incondicional. Elige estar en paz con los demás, sacar del interior odios viscerales y culpas venenosas. Todo marcha mejor cuando eres tolerante y flexible, cuando dejas la soberbia y creces en humildad.

Expande tu pensamiento y siéntete unido a todos con una mente sin barreras, con una visión universal. Busca el equilibrio, no busques aprobación, y que tus oídos estén sordos ante las críticas egoístas. El amor es tu aliado para estar en paz, la confianza te saca de oscuros vericuetos y con Dios transitas senderos de paz y libertad.

La espiritualidad, es la capacidad de ver lo que con nuestros ojos no podríamos, Es un aumento de la receptividad a las cosas espirituales y eternas.

QUE PASOS DEBO DAR PARA SER ESPIRITUAL

 

1. Lo primero que debes hacer para desarrollar una vida espiritual es “rendirte”. ¿Suena como algo no muy particular verdad?

La rendición más que un estado es un reconocimiento, es reconocer que necesitamos de una fuerza superior. Es creer en un poder más grande que tú mismo. Esta relación con un Poder Superior es una parte esencial de un espíritu saludable. Debes buscar al Dios en tu propia comprensión y establecer una relación con ese Poder Superior.

Sin rendición, continuarás tratando de controlarte a ti mismo y a otras personas. Esto conducirá al desastre y hará que el “yo”, el egoismo, la egolatria, el egocentrismo crezca sin parar.

2. El siguiente paso basa en el amor, la confianza y el compromiso. El amor mas que un sentimiento Es una acción. La confianza requiere compromiso, y el compromiso requiere acción. La acción sin amor no es suficiente. 

 

Construyendo una relación con Dios

Al construir una relación sana con Dios, debes estar dispuesto a aceptar que es posible algún tipo de Poder Superior. La mejor manera de mostrar esto es haciéndose esta pregunta. "¿Crees que hay un poder más grande que tú en el Universo?" 

"Si estuvieras en una habitación con veinte personas, y quisieras salir de la habitación, pero el grupo esta decidido a mantenerte dentro, ¿podrías irte?" La respuesta aquí es obvia incluso para los más obstinados. Un grupo tiene mayor poder, y la mayoría siempre tiene la razón.

Ahora, ¿puedes comenzar a entregar tu vida a este nuevo poder? Se puede comenzar con un grupo de personas espirituales. Pero antes planteate estas preguntas: ¿Se puede confiar en el grupo? ¿El grupo toma buenas decisiones? si la respuesta es si, estamos en un buen comienzo.

Un ejemplo de un buen grupo espiritual seria este 👉 oraciones y reflexiones diarias

Después de que Dios sabe que lo estás buscando, él decide venir y vivir dentro de ti por medio del Espíritu Santo. Dios te llena de sí mismo. El Espíritu Santo es una parte de Dios que te consuela, te dirige y te guía a lo largo de tu camino espiritual. 

Cuando Dios te llena desde adentro, cambias. Nunca eres la misma persona otra vez.  ves todo de manera diferente como parte del Dios vive dentro de ti,  No será tan irritable o impaciente con las personas como solía ser. En su experiencia de conversión obtendrá algunos o todos los frutos del Espíritu Santo: amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre y dominio de sí mismo (Gálatas 5: 22-23).

Estas características estarán cada vez más arraigadas a usted todos los días y crecerán gradualmente, las personas comenzarán a verle de una manera diferente, incluso amigos y familiares reconocerán que has cambiado. Tu conversión puede ocurrir repentina o gradualmente con el tiempo y esto depende solo de Usted. Algunas personas cambiaran  lentamente y otras en un abrir y cerrar de ojos.

 

El apóstol Pablo tuvo su cambio de repente:  (Hechos 9: 1-19) 

Saulo seguía amenazando y promoviendo actos de violencia y muerte contra los seguidores del Señor. Entonces fue al sumo sacerdote y le pidió cartas de autorización para las sinagogas de Damasco. Si Saulo encontraba a algún seguidor del Camino , hombre o mujer, lo podía arrestar y llevar preso a Jerusalén. Cuando estaba cerca de la ciudad de Damasco, lo rodeó de repente una luz muy brillante del cielo. Saulo cayó al suelo y escuchó una voz que le decía:

—Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?

Saulo preguntó:

—¿Quién eres, Señor?

La voz le contestó:

—Soy Jesús, a quien tú persigues. Levántate y vete a la ciudad. Allí se te dirá qué tienes que hacer.

Los hombres que viajaban con Saulo estaban ahí, sin poder decir ni una sola palabra. Oían la voz pero no veían a nadie. Saulo se levantó del suelo, pero cuando abrió los ojos no veía nada. Entonces lo llevaron de la mano a Damasco. Estuvo allí tres días sin ver y no comió ni bebió nada.

En Damasco había un seguidor llamado Ananías. El Señor le dijo en una visión:

—Ananías.

Y él le respondió:

—Aquí estoy, Señor.

El Señor le dijo:

—Levántate, ve a la calle Derecha y busca la casa de un hombre llamado Judas. Allí pregunta por Saulo de Tarso. Él está orando y tuvo una visión donde un hombre llamado Ananías se le acerca y le impone las manos para que recobre la vista.

Ananías le respondió:

—Señor, muchos me han contado todo el mal que él ha hecho en Jerusalén contra tu pueblo santo. Ahora Saulo ha venido aquí con poderes de los jefes de los sacerdotes para arrestar a todo el que confía en ti.

Pero el Señor le dijo:

—¡Ve! Yo elegí a Saulo para la misión de dar a conocer mi mensaje ante reyes, israelitas y gente de otras naciones. Yo mismo le mostraré a Saulo todo lo que tendrá que sufrir por mi causa.

Entonces Ananías se fue a la casa de Judas e imponiéndole las manos a Saulo, le dijo: «Hermano Saulo, el Señor Jesús me envió. Fue el que se te apareció cuando venías para acá. Me mandó para que puedas ver de nuevo y te llenes del Espíritu Santo». De inmediato, algo que parecía escamas cayó de sus ojos y recobró la vista. Saulo se levantó y fue bautizado. Luego comió y recuperó las fuerzas.

El siguiente es un testimonio real de una persona que llego a vivir esta maravillosa experiencia:

"En ese intervalo de tiempo en que entregué todo a Él para que hiciera conmigo lo que quisiera, estuve dispuesto a que Dios gobernara sobre mí a a su voluntad, el amor redentor penetró en mi alma con tal poder que toda mi alma parecía derretirse con su amor, la carga de la culpa y la condena habían desaparecido, la oscuridad había sido expulsada, mi corazón humillado y lleno de gratitud, experimento una alegría y gozo que jamás había sentido, volando sobre las alas de la fe, liberado de las cadenas de la muerte y la oscuridad, y clamando, El SEÑOR es mi roca, mi fortaleza y mi libertador. Dios es mi refugio, él me protege; mi escudo, me salva con su poder. Él es mi escondite más alto. Alabado sea el SEÑOR; cuando le pedí ayuda, me salvó.

 

Descubra el propósito de su vida


A medida que continúa su comunicación con Dios llegará un momento en que le revelara  el plan para su vida. Este plan despertará completamente la semilla y se te dará un gran poder para llevar a cabo el plan. Este plan te parecerá tan fantástico que sabrás que eres incapaz de hacerlo. Recuerda, si usas el poder de Dios, puedes hacer cualquier cosa. Con Dios todo es posible. Todo lo que tienes que hacer es dar un paso a la vez y Dios hará que el plan se haga realidad.

Que Dios te Bendiga.

 

 

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado