No sé quién eres  ni cuál es tu nombre, pero lo que sí sé es que Dios quiere bendecirte…

 Dios es amor y fuente de bendiciones, “porque él hace brillar su sol sobre malos y buenos, y envía la lluvia sobre justos y pecadores” (Mt. 5,45).

Por tanto, Dios está detrás de todo lo bueno. Nadie, absolutamente nadie, puede decir que no ha recibido ninguna bendición de Dios.

La palabra bendición es una palabra maravillosa, al bendecir, se activa el manantial infinito de la vida, no sólo para quien recibe la bendición, sino también para quien la ofrece.

La bendición invoca el apoyo divino para el bienestar, salud, provisión y la felicidad.

Cuando alguien te dice DIOS TE BENDIGA, no sólo está deseando lo mejor para ti, sino que también está atrayendo el perfume de la divinidad hacia sí mismo, pues el efecto de la bendición es multiplicador 

Reparte bendiciones donde quiera que vayas, no sólo en palabras, sino en hechos. Respira bendición, haz de tu vida entera una bendición. Bendice y estarás creando más bendición.

Cuando te entregas sin reserva a la voluntad de Dios, cuando llegas a ser lo mejor que puedes ser, justo en ese momento es cuando ocurren los milagros.

Dios no te llamó para que vivas una vida de sufrimiento constante. Al contrario, el Señor anhela bendecirte y ayudarte.

Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.” 3 Juan 1:2

Dios te dio la oportunidad de obtener lo mejor de esta vida, y ahora quiere seguir bendiciéndote hasta el día que te lleve a su presencia.

Deuteronomio 5.33: Andad en todo el camino que El Señor vuestro Dios os ha mandado, para que viváis y os vaya bien, y tengáis largos días en la tierra que habéis de poseer.


Dios en verdad desea prosperarte, darte muchos días de vida, y una vida abundante, una vida con propósito, una vida próspera, de acuerdo a sus preceptos y estatutos, de acuerdo a lo que Él ha preparado para tu vida. Sólo demanda que lo ames.

¿Qué pide el Señor tu Dios de ti, que temas al Señor, que andes en todos sus caminos, y que lo ames, y que lo sirvas con todo tu corazón y con toda tu alma; que guardes los mandamientos del Señor y sus estatutos, que yo te prescribo hoy, para que tengas prosperidad? Deuteronomio 10:12-13

El deseo del Señor es manifestar continuamente su gloria dentro de su pueblo. Él se deleita en derramar sus bendiciones sobre nuestras vidas. Deja atrás la vieja creencia de que Dios anda buscando a quien castigar… Al contrario: El anda buscando a quien salvar y bendecir.

Si comienzas a declarar Bendición para tu vida, a hablar solo cosas positivas; créelo que así será, solo tienes que activar tu fe, lo que tus ojos aun no ven, creer. Pero creer con seguridad que será hecho.

Prestemos especial atención en nuestras palabras ya que estas tienen un gran poder e influencia en nosotros y en quienes nos rodean

Que tus palabras no sean un obstáculo Para recibir lo que Dios tiene para ti.

Dios quiere bendecirte en todos los aspectos de tu vida. Él quiere darte salud, esperanza, paz y seguridad. Él conoce todas tus necesidades. Él es tu proveedor. El dueño del universo, creador, Suyo es el oro y la plata. No te afanes; Él tiene cuidado de ti. Dios hizo todo hermoso en su tiempo. Sea la bendición de Dios contigo ahora y siempre.

Versículos que demuestran la bendición de Dios

 

SALMOS 67:7 Dios nos bendecirá, y le temerán todos los confines de la tierra. 

DEUTERONOMIO 15:6 Pues el Señor tu Dios te bendecirá como te ha prometido

SALMOS 5:12 Porque tú, oh Señor, bendecirás al justo; Como con un escudo lo rodearás de tu favor.

1 PEDRO  39 No devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendición.

 

El Señor te bendiga, y te guarde;

El señor haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia;

El Señor alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz.

 

Si has recibido esta bendición con sincera fe, puedes poner Yo acepto abajo en los comentarios, como un recordatorio de que has venido a Cristo con fe, confiando en él como tu Señor y Salvador. Creyendo y aceptando y recibiendo su bendición.

 

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado