Quien te ama de verdad, no tratara por ningún medio de cambiarte, 

 

porque quien te ama te acepta tal y como eres, no te busca para satisfacer sus necesidades personales, sino te ve como una persona, con igualdad de deberes y derechos, donde puedan complementarse y crecer juntos, sin manipularte, ni controlarte, dejándote ser tú.

El amor no es pedirle a alguien que sea quien no es. No es exigente. No está pasando todos sus días deseando que su pareja fuera otra persona, ni un poco más, ni un poco menos.

Inconscientemente nos sentimos atraídos por lo que no entendemos, por las formas en que realmente no vivimos,

Pero eres más que suficiente. Para la persona correcta.  Pedirle a alguien que sea otra persona no es amor.  Desear que fueras algo más o algo mas o algo menos de lo que eres no es amor.

Tarde o temprano aparecerá alguien que ame nuestra esencia, ese conjunto de cosas raras que somos.

Porque alguien que nos ame no nos cambiará y al final eso merecemos, alguien que nos ame con las muchas cosas que llevamos; ya sean buenas o malas. 

Nuestra esencia es tan única que nadie tiene derecho a cambiarla, ni en nombre del amor. Para poder ser fiel a alguien debemos empezar a ser fieles con nosotros mismos, y aparecerá alguien que ame esa esencia, ese conjunto de cosas que somos, se quedará a nuestro lado, amará nuestro lado más loco, sentimental, dramático y en cada uno de ellos nos recordará lo únicas y maravillosas que somos. 

el amor es leal y sincero San Pablo dice maravillosamente en su primera  carta a los corintios “1Cor 13:4-7”

El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece;

no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor;

no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad.

Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

¡Hazte valer!

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado