Oh Jehová, tú me has examinado y conocido.

Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme;
Has entendido desde lejos mis pensamientos.

Has escudriñado mi andar y mi reposo,
Y todos mis caminos te son conocidos.

Pues aún no está la palabra en mi lengua,
Y he aquí, oh Jehová, tú la sabes toda.

Detrás y delante me rodeaste,
Y sobre mí pusiste tu mano.

Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí;
Alto es, no lo puedo comprender.

¿A dónde me iré de tu Espíritu?
¿Y a dónde huiré de tu presencia?

Si subiere a los cielos, allí estás tú;
Y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tú estás.

Si tomare las alas del alba
Y habitare en el extremo del mar,

10 Aun allí me guiará tu mano,
Y me asirá tu diestra.

11 Si dijere: Ciertamente las tinieblas me encubrirán;
Aun la noche resplandecerá alrededor de mí.

12 Aun las tinieblas no encubren de ti,
Y la noche resplandece como el día;
Lo mismo te son las tinieblas que la luz.

13 Porque tú me formaste,

Tú me hiciste en el vientre de mi madre.

14 Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras;
Estoy maravillado,
Y mi alma lo sabe muy bien.

 

No te fue oculto el desarrollo de mi cuerpo
mientras yo era formado en lo secreto,
mientras era formado en lo más profundo de la tierra.
16 Tus ojos vieron mi cuerpo en formación;
todo eso estaba escrito en tu libro.
Habías señalado los días de mi vida
cuando aún no existía ninguno de ellos.

 !!Cuán preciosos me son, oh Dios, tus pensamientos!
!!Cuán grande es la suma de ellos!

18 Si los enumero, se multiplican más que la arena;
Despierto, y aún estoy contigo.

Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón;
pruébame y conoce mis pensamientos.
24 Ve si hay en mí camino de perversidad
y guíame por el camino eterno.

 



Dios del cielo, gracias por que ante los desafíos y las circunstancias y en todas las cosas siempre estás conmigo, tu palabra es mi guía, hoy y siempre.

 

Dios ayúdame a vivir de una manera que te agrade. Dame sabiduría en todo lo que hago. Guíame en todo lo que digo. Dame fuerzas para resistir la tentación. Permite que tu luz brille a través de mí para que otros la vean.

 

Señor, Protege a mi familia, Mantenlos a salvo. Llévate la calamidad de mi hogar, que tus ángeles protejan mis seres queridos oh Dios.

 

Gracias por que tu presencia me proporciona refugio, confío en ti y en tus promesas. Dame la confianza para seguir adelante.

 

Padre Celestial, reconozco que mi vida no ha sido fácil, pero en ti deposito toda mi confianza, Tú conoces todo
Padre y Señor del universo y quieres lo mejor para mí, ayúdame a entender tus designios, ayúdame a permanecer a tu lado a pesar de las dificultades.

 

Tú, que hiciste al paralí­tico andar, al muerto vivir, al leproso sanar. Tú, conoces mis luchas, conoces mis angustias y ves mis lágrimas, bien sabes Padre todo poderoso, como he batallado con mis problemas, mis malos hábitos y mis decisiones.

necesito ampliamente un derramamiento de tú gracia y espíritu.

Esta oración me llena de ánimo y alegrí­a para vivir.
y me da el valor y la fuerza para enfrentar los desafíos que se me presentan, solo de Ti espero con fe y confianza.

El favor que hoy te pido con fe es… (Piensa en algo que desees que se cumpla hoy)

Durante mucho tiempo pensé que estaba solo, pero hoy me doy cuenta que siempre estuviste conmigo oh Dios. Aunque no lo entendía, con tu mano me protegías. Hoy sé que bajo tu protección me cuidaste y hoy estando vivo lo confirmo.

Hoy me doy cuenta que no me puedo esconder de ti. Nada me puede separar de ti. Mi Dios, estoy seguro que tu mano me sostiene.

Que hoy pueda sentir en medio de mis dificultades al igual que este salmo que tú estás conmigo, que no me abandonas, que llevaras por mi esta pesada carga para que yo pueda estar segur@ que esta prueba es solo pasajera y temporal.

Estas oraciones me dan ánimo de seguir adelante, puedo reconocer que Tu eres soberano, y me animo a avanzar, cuando tú estás conmigo vivo con la conciencia de que el mundo te pertenece, vivo con la seguridad de que mi vida está en tus manos.

Quédate conmigo en este día y todos los días de mi vida,Aunque pase por el valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo

No hay lugar más seguro que tu presencia, porque eres el Buen Pastor, estás conmigo, contigo voy…

Contigo no me falta nada, porque, en el fondo de mi corazón, eres todo lo que realmente necesito.Quedo en tus benditas manos, en el nombre de Jesús, amen



Compartir es bendecir
Pin It

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado