Salmos 22 Traducción en lenguaje actual (TLA)

Alabanza en medio del sufrimiento

 

22 Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? ¡Tan lejos te mantienes que no vienes en mi ayuda ni escuchas mis gritos de dolor!

 

Dios mío, te llamo de día, y no me escuchas; te llamo de noche, y no me respondes.

 

Entre los dioses tú eres único, tú eres rey, tú mereces que Israel te alabe.

 

Nuestros padres confiaron en ti; en ti confiaron, y tú los libraste;


te pidieron ayuda, y los salvaste; en ti confiaron, y no les fallaste.

 

En cambio yo, más que hombre parezco un gusano. Soy la burla de hombres y mujeres; todo el mundo me desprecia.


Todos los que me ven, se ríen de mí, y en son de burla tuercen la boca y mueven la cabeza.


Hasta dicen: «Ya que éste confió en Dios, ¡que venga Dios a salvarlo! Ya que Dios tanto lo quiere, ¡que venga él mismo a librarlo!»

 

Pero digan lo que digan, fuiste tú quien me hizo nacer; fuiste tú quien me hizo descansar en los brazos de mi madre.


10 Todavía no había nacido yo, cuando tú ya me cuidabas. Aún estaba yo dentro de mi madre, cuando tú ya eras mi Dios.


11 ¡No me dejes solo! ¡Me encuentro muy angustiado, y nadie me brinda su ayuda!

 

12 Me rodean mis enemigos, parecen toros bravos de Basán.


13 Parecen leones feroces, que se lanzan contra mí con ganas de despedazarme.


14 Me he quedado sin fuerzas, ¡estoy totalmente deshecho! ¡Mi corazón ha quedado como cera derretida!


15 Tengo reseca la garganta, y pegada la lengua al paladar; me dejaste tirado en el suelo, como si ya estuviera muerto.


16 Una banda de malvados, que parece manada de perros, me rodea por todos lados y me desgarra pies y manos,


17 ¡hasta puedo verme los huesos! Mis enemigos me vigilan sin cesar,

 

18 hicieron un sorteo para ver quién se queda con mi ropa.

 

19 Dios mío, tú eres mi apoyo, ¡no me dejes! ¡Ven pronto en mi ayuda!


20-21 ¡Respóndeme, sálvame la vida! ¡No dejes que me maten! ¡No dejes que me despedacen! Mis enemigos parecen perros, parecen toros que quieren atacarme, parecen leones que quieren devorarme.

 

22 Cuando mi pueblo se junte para adorarte en el templo, yo les hablaré de ti, y te cantaré alabanzas.

 

23 Ustedes, pueblo de Israel, que saben honrar a Dios, ¡reconozcan su poder y adórenlo!


24 Dios recibe a los pobres con los brazos abiertos. Dios no les vuelve la espalda, sino que atiende sus ruegos.

 

25 Dios mío, sólo a ti te alabaré; te cumpliré mis promesas cuando el pueblo que te honra se reúna para alabarte.


26 Los pobres comerán y quedarán satisfechos; los que te buscan, Dios mío, te cantarán alabanzas. ¡Dales larga vida!

 

27 Dios mío, desde países lejanos, todas las tribus y naciones se acordarán de ti y vendrán a adorarte.


28 Tú eres rey y gobiernas a todas las naciones.

 

29 Nadie es dueño de su vida. Por eso los que habitan este mundo, y los que están a punto de morirse inclinarán ante ti, y harán fiestas en tu honor.

 

30 Mis hijos te rendirán culto; las generaciones futuras te alabarán,


31 y los que nacerán después sabrán que tú eres justo y que haces grandes maravillas.

 

REFLEXIÓN

El Salmo 22 comienza con el grito más angustiado en la historia humana: "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?

Jesús hizo eco de las palabras de este texto en la cruz hace más de dos mil años, cuando tomó los pecados del mundo y fue crucificado en una cruz .

Este grito todavía resuena en los corazones de muchos hoy.

¿Es este tu clamor al Señor hoy? ¿Parece Dios lejos cuando más lo necesitas? ¿Te sientes abandonado por Dios en tus circunstancias? ¿Ya no te sientes cerca de Dios?

¿Donde estás hoy? ¿Estás en medio de uno de esos momentos en los que dudas de Dios y su capacidad para llevar a cabo? ¿Te sientes solo? ¿Estás renunciando a algo porque crees que Dios no se está moviendo lo suficientemente rápido en tu nombre?

En tus sufrimientos, ¿sientes que a Dios no le importas?

Bueno, tal vez lo has escuchado mil veces pero hoy va hacer las mil y una vez, ¡por que es cierto!

Dios está realmente preocupado por ti, por lo tanto te exhorto, te ruego hoy que no te rindas. El llanto puede durar una noche, pero la alegría llega por la mañana.

¿Se siente abandonado por Dios debido a las pruebas y retos de la vida?

Para aquellos que pueden sentirse abandonados por Dios, Dios les está enviando palabras de consuelo y paz en su tiempo de angustia o aflicción. Él te declara hoy que no te ha olvidado.

Deuteronomio 31: 6- Sé fuerte y valiente. No temas, porque el Señor, tu Dios, es Él quien va contigo. Él no te fallará, ni te desamparará.

Isaías 43: 1-3 Pero ahora, así dice el Señor que te creó, Jacob, y el que te formó, Israel: no temas, porque yo te he redimido; Te he llamado por tu nombre; eres mio 
2 Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo. Y a través de los ríos, no te desbordarán. Cuando camines a través del fuego, 
no serás quemado, ni la llama arderá sobre ti. 3 Porque yo soy Jehová tu Dios, el Santo de Israel, tu Salvador;

En un mundo caótico donde parece haber tantas razones para temer y sentirse abandonado, Dios nos dice "no temas" porque yo estoy contigo.

El llamado de hoy es a permanecer confiad@ y saber que Dios es Dios, porque Dios no te abandona.

¡¡¡Estate quiet@!!! No en quietud de movimiento físico o quietud en nuestro servicio al Señor, sino quietud en nuestras mentes. Una quietud que nos aleja de lo frenético hacia y desde la mente. Este es el lugar donde Dios nos está llamando hoy.

No es en el ajetreo ni en los afanes de la vida, sino en el silencio de la mente que sentimos la presencia de Dios y escuchamos su voz.

Recuerda, El Dios del cielo es el mismo Dios en el valle.

¿Te sientes abandonado por Dios? Bueno, te reto a que confíes en el hoy! Tómalo en Su Palabra hoy.

Lo que sea que estés pasando es temporal. Dios y su palabra son eternos, tienes la seguridad de la presencia de Dios en su vida.

"NUNCA" lo dejará o lo abandonará Dios porque Él nos declara a usted ya mí el día de hoy que nunca nos abandonará ni nos desamparará, sino que está con nosotros siempre, hasta el fin de los siglos.

Dios te bendiga y dile al Señor "gracias por ser una ayuda constante en el tiempo de angustia".

 

 

ORACIÓN

Amado Dios al meditar en el salmo 22 y al contemplar la imagen de Cristo en la cruz, hoy puedo decir con toda seguridad y fe que no me has desamparado, y anhelo en el futuro ser consiente de tu presencia en mi vida, perdóname Padre bueno por olvidarte y depender solo de mis propias fuerzas.

Dios, concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el coraje para cambiar las cosas que puedo y la sabiduría para saber la diferencia.

Bendito Jesús, en la hermosura de tu santidad y en la grandeza de tu inigualable amor, pongo ante ti los recuerdos que me persiguen, las ansiedades que me dejan perplejo, la desesperación que me asusta y mi frustración ante mi incapacidad para pensar con claridad. Ayúdame a descubrir tu perdón en mis recuerdos y conocer tu paz en mi angustia. Tócame, Señor, y lléname con tu luz y tu esperanza.

Me encomiendo en tus divinas manos, en el nombre de Jesús, amen.

 


"La mañana es el mejor momento para tener un encuentro con Dios. Cuando te de

spiertas con Dios, su presencia va contigo donde quiera que vayas".

¡Que seas bendecido en tu día!

Sígueme en mis redes sociales:

Youtube

Facebook

Instagram

Twitter

📲 Descarga la app para disfutar de servivios adicionales.

Compartir es bendecir
Pin It

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado