Salmo 139

Oh Jehová, tú me has examinado y conocido.

Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme;
Has entendido desde lejos mis pensamientos.

Has escudriñado mi andar y mi reposo,
Y todos mis caminos te son conocidos.

Pues aún no está la palabra en mi lengua,
Y he aquí, oh Jehová, tú la sabes toda.

Detrás y delante me rodeaste,
Y sobre mí pusiste tu mano.

Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí;
Alto es, no lo puedo comprender.

¿A dónde me iré de tu Espíritu?
¿Y a dónde huiré de tu presencia?

Si subiere a los cielos, allí estás tú;
Y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tú estás.

Si tomare las alas del alba
Y habitare en el extremo del mar,

10 Aun allí me guiará tu mano,
Y me asirá tu diestra.

11 Si dijere: Ciertamente las tinieblas me encubrirán;
Aun la noche resplandecerá alrededor de mí.

12 Aun las tinieblas no encubren de ti,
Y la noche resplandece como el día;
Lo mismo te son las tinieblas que la luz.

13 Porque tú formaste mis entrañas;
Tú me hiciste en el vientre de mi madre.

14 Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras;
Estoy maravillado,
Y mi alma lo sabe muy bien.

Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón;
Pruébame y conoce mis pensamientos;

24 Y ve si hay en mí camino de perversidad,
Y guíame en el camino eterno.



Oremos:

Padre amado que estas en los cielos, al orar a la luz de este salmo viene a mi mente que Durante mucho tiempo pensé que estaba solo, pero hoy me doy cuenta que siempre estuviste conmigo oh Dios. Aunque no lo entendía, con tu mano me protegías. Hoy me conecto contigo, mi Dios y mi Creador, porque sé que bajo tu protección nunca se pierde, mas siempre se gana. Hoy me doy cuenta que no me puedo esconder de ti. Nada me puede separar de ti. Mi Dios, estoy seguro que tu mano me sostiene.

Tú eres mi Creador, el que me formó en el vientre de mi madre. Tú eres la fuerza que me ha sostenido con vida hasta hoy. Tú eres mi Dios, mi gozo y mi todo. Tu mano bondadosa está sobre mí. Tu gloria, tu poder y tus palabras son asombrosas. Por eso te alabaré cada día, minuto y segundo. Es tanto lo que hiciste por mí, tanta la compasión y el amor que tuviste, que no podría enumerarlo. Tú escribiste mi vida, y si no fuera por tu amor, no estaría vivo.

Hoy soy lo que soy porque tú me guiaste por camino seguro, provees los medios para cada una de mis necesidades.

Me libraste de mis enemigos, y me rodeaste con tus ángeles, me diste tu espíritu y me salvaste

Por que desde el vientre de mi madre me cuidaste y le diste propósito a mi vida, 

Que mas puedo pedir? no puedo ser indiferente a tu tierno y paternal cuidado, 

Guiame Señor por el camino que me llevará a la eternidad contigo.

En Jesus



 

Amen.

 

 

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado