Consejero Espiritual · Auudiopodcast · Tengo Un Rey

 



La Biblia está llena de versículos que describen a Jesús: quién es él, cómo es y el amor que siente por cada uno de nosotros. También hay muchos nombres para Jesús: Hijo del Hombre, Hijo de Dios, Emmanuel, Mesías, Príncipe de Paz, Alfa y Omega, El Camino, y muchos más. Aunque Jesús vino a la Tierra como un humilde servidor, él es el Rey de reyes.

Fundamentalmente, la idea de que Jesús sea Rey de reyes y Señor de señores significa que no hay una autoridad superior. Su reinado sobre todas las cosas es absoluto e inviolable. Dios lo levantó de entre los muertos y lo colocó sobre todas las cosas, “muy por encima de todo gobierno, autoridad, poder y dominio, y sobre cada nombre que se nombra, no solo en esta era sino también en el venidero. Y puso todas las cosas debajo de sus pies y lo entregó como cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, que es su cuerpo, la plenitud del que lo llena todo en todo ”( Efesios 1: 21–23 ).



"Tengo la Gracia de servir a un Rey que se hizo humilde y posee un Reino que solamente se puede ver con el corazón.

Tengo la gracia de tener un Rey que se vale de sí mismo, pero me da  la oportunidad servirle.

Tengo un Rey que me invita a ver su reinado todos los días en la tierra, pero especialmente me deja contemplar un pedacito de su Cielo.

Tengo un Rey que mi corazón descubre a gritos; mientras que mi cuerpo, al vislumbrar que está en su presencia, no puede dejar de alegrarse.

Tengo un Rey que puede cambiar en un instante la realidad del mundo, pero tiene la delicadeza de dejarme la libertad de elección.

Mi Rey nació en la pobreza, y vive en las desdichas de mi corazón. Tengo un Rey que prefirió una corona de espinas, y guardar silencio mientras llevaba su amor hasta el extremo. Mi Rey murió en la cruz; mi Rey se llama Jesús."

Señor, Tú me conoces mejor de lo que yo me conozco a mí mismo.

Tu Espíritu me acompaña en cada momento de mi vida. Gracias por tu gracia y por tu amor sobre mí. Gracias por tu constante invitación a que te deje entrar en mi vida. Perdóname por las veces que he rehusado tu invitación, y me he encerrado lejos de tu amor. Ayúdame a que en este día reconozca tu presencia en mi vida. Te acepto hoy como mi Señor y salvador!



 

"La mañana es el mejor momento para tener un encuentro con Dios. Cuando te despiertas con Dios, su presencia va contigo donde quiera que vayas".
¡Que seas bendecido en tu día!

Sígueme en mis redes sociales: 
               

¿Te encanta este devocional?
Por favor Has Clic aquí y vota: 

- Si Dios te ha favorecido con mi labor y ha puesto en tu corazón apoyar este ministerio: Clic para Donar

Licencia de Creative Commons
*Todos los derechos reservados. "Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales".

 

 

Compartir es bendecir
Pin It

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado