Estamos a punto de comenzar uno de los libros más queridos de la Biblia. Hay 150 capítulos en este libro de Salmos. El capítulo más largo de la Biblia es el capítulo 119 de los Salmos. Contiene 176 versos. Algunos de los Salmos son de naturaleza tan personal que te sientes como si estuvieras escuchando a escondidas una conversación que el escritor tuvo con Dios. Muchos de los capítulos son instrucciones sobre la forma correcta de adorar. Salmos 1:1-3




¿Cuán bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos, ni se detiene en el camino de los pecadores, ni se sienta en la silla de los escarnecedores, sino que en la ley del SEÑOR está su deleite, y en su ley medita de día y de noche! Será como árbol firmemente plantado junto a corrientes de agua, que da su fruto a su tiempo, y su hoja no se marchita; en todo lo que hace, prospera.

El Salmo 1 describe dos tipos de personas. Los primeros son los bienaventurados que no siguen el consejo de los impíos, toman el camino de los pecadores, se sientan en el asiento de los burladores; más bien su deleite está en la ley de Jehová. A los segundos se les da una descripción mucho menor. El texto simplemente nos dice que son "como paja que el viento ahuyenta". El salmo concluye afirmando que "el SEÑOR vigila el camino de los justos, pero el camino de los impíos perecerá".

La pregunta que debe hacerse en este punto es: ¿Cuál eres Tu?




Oremos:

Oh Maestro y santo Dios, que hermoso es meditar en tu palabra, el salmo de hoy ilustra dos caminos, el de los justos y los impios, Padre como hijo tuyo deseo experimentar la justicia en mi vida, reconozco que mis caminos no son tus caminos, que estás más allá mi comprensión, que no habitas con los que te son indiferentes. Ahora, en tu amor y gracia te suplico postrado ante ti, perdóname Señor ya no quiero seguir este camino solo, te adoro y te doy gracias de todo corazón, por que a pesar de mis errores me miras con ojos de amor, quiero pertenecer a tu redil, quiero andar en tus caminos, quiero ser perdonado, sanado y convertido en una nueva criatura, dame tu perdón en esta mañana, y guiame por el sendero de tu gracia, quiero caminar por ese camino que has trazado por medio de tu hijo Jesucristo. Deseo tomar las riendas de mi vida y caminar por sendero seguro.

Mi amoroso Padre, arrojo todas mis preocupaciones sobre ti. Tengo tanta ansiedad en estos días que están por venir. Llena mi corazón con el deseo de hacer grandes cosas y bendecir el trabajo de mis manos. Confío plenamente en ti y tengo una fe profunda en ti. 

Deseo que todo lo que hago sea agradable para ti. Concédeme sabiduría y conocimiento para hacer lo que es bueno y correcto. Déjame sentir Tu poder presente, querido Dios, mientras te doy mi alabanza y agradecimiento.

Mis planes tendrán éxito, mi destino estará asegurado y el deseo de mi corazón será otorgado en el nombre de Jesús.

Concede mis  peticiones, dame la gracia de manifestar que soy hijo de la luz y del día, y heredero de tu recompensa eterna. En la abundancia de tus misericordias, oh Señor, recuerdame...

Mientras estoy despierto esta mañana, que mi vida esté limpia, tranquila y clara como el rocío de la mañana. Que la gracia del Todopoderoso apoye, sostenga y provea todas mis necesidades según sus riquezas en gloria.  ¡Amén!




Con amor en Cristo,
Tu Consejero Espiritual

"La mañana es el mejor momento para tener un encuentro con Dios. Cuando te despiertas con Dios, su presencia va contigo donde quiera que vayas".
¡Que seas bendecido en tu día!

Sígueme en mis redes sociales: 
               

¿Te encanta este devocional?
Por favor Has Clic aquí y vota: 

- Si Dios te ha favorecido con mi labor y ha puesto en tu corazón apoyar este ministerio: Clic para Donar

Licencia de Creative Commons
*Todos los derechos reservados. "Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales".

 
Compartir es bendecir
Pin It

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado